“La Máxima Verdad” por Lester Levenson

 Lester Levenson es relativamente desconocido para la mayoría de los buscadores espirituales, a menos que se hayan topado con el “Método Sedona“, que llevó al propio Levenson a la iluminación y que él ha sistematizado para sus alumnos. Lester Levenson, un hombre que ha logrado lo que tiene gracias a sus propios esfuerzos, no fue particularmente espiritual en la primera parte de su vida. Además de ser físico e ingeniero, emprendió con gran éxito una diversidad de negocios: restaurantes, sociedades madereras, petrolíferas, constructoras e inmobiliarias. Vivía en Nueva York, y su vida giraba principalmente en torno a sus relaciones con mujeres y a sus aventuras empresariales, aunque era también un apasionado mecenas.
Metodo Sedona, Sedona Method in Spanish
Click aquí para descargar el libro: El Metodo Sedona

Sin embargo, en 1952, a la edad de cuarenta y dos años, tras sufrir su segundo infarto, Lester Levenson se encontró al borde de la muerte. Dado que padecía además una serie de enfermedades crónicas -ictericia, cálculos renales, migrañas y perforación de úlcera péptica, el médico lo envió a morir a casa.

Pero Lester, que no estaba dispuesto a sucumbir a la sentencia de muerte decretada por su médico, empezó a evaluar y cuestionar seriamente el propósito de su vida. Al cabo de un período de tres meses, no sólo había conseguido librarse de todo aquello que le obstaculizaba su libertad, ¡sino que todos sus problemas de salud habían desaparecido espontáneamente!Lester encontró la manera de ser un hombre inmensamente feliz y de desarrollar poderes yóguicos que ni siquiera sabía que existieran. Y consiguió todo ello sin haber recibido instrucción espiritual de ninguna clase.

Cuando se dio cuenta de que la causa de sus problemas era él mismo, y su forma de pensar errónea, Levenson encontró la libertad. En cuanto fue capaz de liberarse de los pensamientos y sentimientos negativos sintió un enorme alivio y paz interior. Comprendió con claridad absoluta que los únicos momentos en que había sido verdaderamente feliz habían sido, no aquéllos en que le habían amado, sino los momentos en que él había sentido amor, sobre todo hacia las mujeres de su vida. Decidió entonces amar no sólo a las mujeres, sino a cada persona con la que estableciera contacto, y desprenderse de cualquier sentimiento que interfiriera con ese amor. Esta actitud ayudó a que su felicidad creciera todavía más.

Muy pronto Levenson notó que su vida había mejorado de forma radical. Al descubrir el secreto de la felicidad y la libertad, se sintió identificado con cada ser humano y con cada átomo del universo. Veía a Dios en todos y en todo, y se hallaba en un estado de completa armonía. Su dicha no tenía límites.

Después de su experiencia, Lester Levenson abandonó el mundo de los negocios y se retiró al desierto de Sedona, en Arizona, donde enseñó a pequeños grupos de estudiantes y a toda aquella persona que diera con él llevada por su búsqueda de la libertad última. Aunque nunca buscó la fama, con el tiempo se creó un centro donde, durante veinte años, Levenson y sus estudiantes compartirían el Método Sedona con personas procedentes de todas las profesiones y condiciones sociales, incluidas algunas estrellas de Hollywood. Lester Levenson no tenía otro deseo que el de compartir con los demás lo que él había tenido la fortuna de descubrir y hacer realidad: la felicidad permanente.

El siguiente texto es un extracto de sus escritos autobiográficos inéditos, que ha puesto a nuestra disposición Hale Dwoskin, estudiante de Levenson durante dieciocho años y, actualmente, continuador del trabajo de su maestro.

DESAPEGARSE PARA ALCANZAR LA LIBERTAD ÚLTIMA

Me encontraba en una situación límite. Se me había dicho que no diera un solo paso a menos que fuera absolutamente necesario, pues, si lo hacía, era muy posible que cayera muerto en cualquier instante. Fue terrible, aterrador, que de repente me dijeran que no podía hacer nada, cuando había sido un hombre tan activo toda mi vida. Fue horroroso.

Se apoderó de mí un intenso miedo a morir, a que la muerte pudiera llegarme en cualquier momento. Viví con este sentimiento durante días; pasé por un período de auténtico espanto, deprimido, como sumido en una vorágine, un período en el que todo me daba vueltas. Me atenazaba el terror a morir o a quedarme inválido para el resto de mi vida, lo cual me impediría realizar cualquier actividad. ¿Cómo me ocuparía entonces de todo, y de mí mismo? Sentí que una vida así no valía la pena.

Esto me llevó a tomar una determinación muy seria: o conseguía las respuestas que buscaba, o yo mismo acabaría con mi vida; ¡no iba a dejar que se encargara de ello un infarto! Además, podía hacerlo con facilidad, pues tenía la morfina que los médicos solían suministrarme para los cólicos renales.

Al cabo de varios días de sentirme dominado por el miedo a morir, de pronto me di cuenta: «Bueno, todavía sigo vivo. Mientras esté vivo, hay esperanza; mientras esté vivo, quizá pueda salir de esto. ¿Qué hago?».

Siempre fui un chico listo, siempre estuve en el cuadro de honor; incluso conseguí una beca de cuatro años para estudiar en la Universidad de Rutgers, y esto en una época en que las becas eran muy escasas y se conseguían por oposición. «Pero ¿de qué me vale eso ahora?… ¡Absolutamente de nada! Aquí estoy, con tanta brillantez a la espalda, sintiéndome todo lo infeliz y atemorizado que uno se puede sentir».

Entonces me dije: «Lester, no sólo no eras listo, ¡eras tonto, completamente tonto! Hay algo que no funciona bien en tu intelecto. Con todos tus conocimientos, y… ¡mírate, estás en un callejón sin salida! ¡Deja atrás todos esos conocimientos de filosofía, psicología, ciencias sociales y economía que tan laboriosamente has adquirido! ¡No te sirven de nada! Empieza de cero. Empieza de nuevo desde el principio a buscar respuesta a tus preguntas».

Desesperado y, a la vez, con un vehemente deseo de salir de aquello, de no morir, empecé a preguntarme: «¿Quién soy? ¿Qué es este mundo? ¿Qué relación tengo yo con este mundo? ¿Qué quiero obtener de él?».

- Felicidad.

- Bien, y ¿qué es la felicidad?

- Ser amado.

- Pero hay personas que me aman. Conozco a varias chicas muy atractivas, bellas, encantadoras e inteligentes que me quieren. Cuento además con el afecto de mis amigos; y sin embargo, ¡soy muy desgraciado!

Tuve la sensación de que lo más íntimamente conectado con la felicidad era el amor. De modo que empecé a revisar y a revivir mis últimas relaciones amorosas, fijándome en los episodios que me habían dado un poco de felicidad. Empecé a extraer y a diseccionar cada uno de los momentos álgidos de amor; y de repente ¡tuve el presentimiento de que los momentos más felices eran aquellos en los que era yo quien amaba!

Recordé un atardecer, un atardecer templado, agradable y hermoso estando acampado en las montañas con Virginia. Tumbados sobre la hierba contemplábamos el cielo, y yo la rodeaba con el brazo. El nirvana, la suprema perfección de la felicidad, era la realidad de aquel momento. ¡Qué dicha era amar así a Virginia! ¡Qué maravilla, el contacto con la naturaleza! ¡Qué puesta de sol tan perfecta!

Comprendí entonces que la causa de la felicidad ¡era el amor que sentía por ella!, no la hermosura del paraje ni el hecho de que ella estuviera conmigo.

Luego, inmediatamente, trasladé la atención a la otra parte: ¡era maravilloso cuando ella me amaba! Recordé el momento en que, públicamente, aquella bella y encantadora mujer había dado su aprobación a Lester, había dicho a todo el mundo que amaba a Lester. Al recordarlo, sentí que recibir su aprobación resultaba muy agradable; pero tuve la impresión de que no era algo tan importante como lo que había descubierto unos segundos antes. No era un sentimiento duradero; era una alegría momentánea. Para haber podido sentir esa alegría de forma continuada ella habría tenido que repetirme aquello mismo continuamente.

Por lo tanto, ¡el momentáneo bienestar del ego al sentirse elogiado no era tan extraordinario como el sentimiento de amarla! Cuando la amaba, me sentía feliz; sin embargo, cuando ella me amaba, sólo tenía yo momentos de felicidad si me sentía reafirmado por su aprobación.

Los días de meditación que siguieron fueron revelando gradualmente que estaba totalmente en lo cierto: era más feliz cuando la amaba que cuando, momentáneamente, mi ego se sentía satisfecho porque ella me amaba. El que ella me quisiera me porporcionaba un placer momentáneo, que exigía de ella posteriormente una constante demostración y ratificación de ese amor; en cambio, el amarla era una felicidad constante…, constante mientras la amaba.

¡Llegué a la conclusión de que sentirme feliz equivalía a sentir amor! Eso quería decir que, si era capaz de hacer que mi amor creciera, ¡mi felicidad crecería también! Éste fue el primer vislumbre que tuve en cuanto al origen del sentimiento de felicidad…, y fue un descubrimiento sobrecogedor, ya que apenas había conocido la felicidad en mi vida. Me dije entonces: «¡Eh!, si ésta es la clave de la felicidad, ¡lo que he descubierto no tiene precio!». La simple esperanza de poder sentirme más y más feliz era algo extraordinario, pues lo que más quería en el mundo era precisamente eso: felicidad.

A raíz de esto pasé muchas semanas revisando mis relaciones amorosas del pasado. desenterré del pasado, uno tras otro, cada episodio en el que había creído amar a una mujer, y descubrí que era encantador y amable con las mujeres porque quería que ellas me amaran. Comprendí que aquello era puro egoísmo. Aquello no era amor. ¡Aquello era querer que mi ego se sintiera reafirmado!

Seguí revisando incidentes del pasado, y allá donde veía que no había amor en mí, cambiaba el sentimiento por el de amar a esa persona: en vez de querer que esa persona hiciera algo por mí, lo sustituía por el sentimiento de querer hacer algo por ella. Continué haciendo esto hasta que ya no quedó ningún incidente sobre el que actuar.

Esta percepción directa y profunda del amor, el ver que la felicidad estaba determinada por mi capacidad de amar, fue un descubrimiento grandioso. Empezó a liberarme; y, cuando uno vive totalmente acosado, ¡el más mínimo ápice de libertad es tal regalo…! Sabía que iba en la dirección correcta. Había conseguido un eslabón de la cadena de la felicidad, y estaba decidido a no soltarme de él hasta tener la cadena entera.

Me sentía más libre y, debido a ello, a mi mente le resultaba más fácil concentrarse. Esto me hizo contemplarla desde un ángulo más positivo; me pregunté entonces: «¿Qué es mi mente? ¿Qué es la inteligencia?».

De repente surgió, como un destello, la imagen de los autos de choque de un parque de atracciones, tan difíciles de dirigir que continuamente chocan unos con otros. Todos reciben su energía a través de una barra que conecta cada auto con el entramado metálico que se extiende sobre ellos. Y esa electricidad simbolizaba la inteligencia total y la energía del universo, que, a través de un conducto, descendía hasta mí y hasta todas las demás personas, y que utilizamos en la medida en que pisamos más o menos a fondo el acelerador. Cada conductor toma la cantidad de energía y de inteligencia que quiere a través de ese cable conector, pero conduce su auto a ciegas, y va chocando contra los demás autos, chocando y chocando sin parar.

Comprendí que, si lo deseaba, podía tomar tanta como quisiera de esa inteligencia total. Profundicé en esto. Empecé a examinar el pensar y su relación con lo que estaba sucediendo. Tuve entonces la revelación de que todo lo que sucedía tenía detrás de ello un pensamiento previo, y de que nunca antes había relacionado yo el pensamiento y el suceso, debido al elemento tiempo que existía entre ambos.

Cuando entendí que todo lo que me pasaba había ido precedido de un pensamiento, un pensamiento anterior a que tuviera lugar el suceso, me di cuenta de que podía tomar las riendas, es decir, ¡podía determinar conscientemente todo lo que habría de ocurrirme!

Y, sobre todo, comprendí que era responsable de todo lo que me había sucedido, pues siempre había pensado ¡que el mundo se estaba aprovechando de mí! Comprendí que toda mi vida anterior, todo el tremendo esfuerzo por hacer dinero y el haber fracasado después, ¡era fruto de mi forma de pensar!

Descubrir esto me regaló una gran parcela de libertad: el saber que no era víctima del mundo, que estaba en mi mano organizar el mundo tal como me gustaría que fuera; que en lugar de ser un producto del mundo, uno podía estar en su origen, por encima de él, ¡y organizarlo atendiendo a lo que quería que fuera el mundo!

¡Fue un descubrimiento indescriptible, un indescriptible sentimiento de libertad!

Estaba muy enfermo cuando empezó mi búsqueda; tenía un pie en la tumba. Y en el momento en que me di cuenta de que mi forma de pensar era la causa de lo que me estaba ocurriendo, inmediatamente percibí que mi cuerpo, desde la barbilla hasta los dedos de los pies, estaba en perfectas condiciones. Al instante, ¡supe que estaba en perfectas condiciones! supe que las lesiones y adherencias de mi intestino debidas a las perforaciones de úlcera ya no existían; supe que todo lo que había dentro de mi cuerpo funcionaba a la perfección. Y así era.

Descubrir que mi felicidad era proporcional a mi amor, descubrir que mi forma de pensar era la causa de todo lo que me ocurría en la vida, me dio una libertad cada vez mayor: libertad respecto a las compulsiones inconscientes, que me hacían sentirme obligado a trabajar, obligado a hacer dinero, a tener mujeres; libertad por el sentimiento de que ahora era capaz de decidir mi destino, capaz de controlar mi mundo, capaz de organizar mi entorno para adecuarlo a mí. Esta nueva libertad aligeró hasta tal punto mi carga interior que sentí que no necesitaba hacer nada.

Además, ¡era tan maravillosa la nueva felicidad que experimentaba! Sentía una dicha que no sabía que existiera; jamás había imaginado que la felicidad pudiera ser tan extraordinaria.

Decidí: «Si esto es tan extraordinario, ¡no voy a abandonarlo hasta llegar al final!». No tenía ni idea de que una persona pudiera ser tan dichosa. De modo que llevé mi indagación un paso más lejos para averiguar cómo extender aquella dicha; llevé un paso más lejos mi cambio de actitud respecto al amor. Imaginé que la chica a la que yo más quería se casaba con uno de mis amigos, o con el hombre con el que menos deseaba yo verla casada, y que luego me hacía feliz su felicidad por estar juntos. Consideré que éste era el extremo del amor, y que, si llegaba a él, seguiría creciendo aquel sentimiento nuevo e inefable que experimentaba en mi vida.

Así que me puse manos a la obra. Tomé a cierto individuo, Burl, y a cierta chica, y no cejé hasta sentir auténtica dicha por lo dichosos que eran ellos dos juntos.

Entonces supe que lo había conseguido…, o que casi lo había conseguido.

Más adelante me encontré ante nuevas pruebas de esto mismo al hablar con personas que oponían una férrea resistencia a mis palabras cuando trataba de ayudarles. Conscientemente, sentía yo un amor ilimitado hacia ellas mientras me atacaban. Y la dicha de amarlas era tan maravillosa que, sin pensarlo, les expresaba luego mi gratitud por haberme dado la oportunidad de hablar con ellas; se lo agradecía tan encarecidamente que de pronto se ponían muy nerviosas.

Pero era lo que sentía de verdad. Les agradecía desde el fondo de mi corazón que me hubieran dado la oportunidad de amarlas cuando se empeñaban en ponérmelo todo lo difícil que les era posible. Esto no se lo decía; simplemente les daba las gracias por haberme brindado la oportunidad de hablar con ellas.

Saberme capaz de hacer esto fue toda una revelación, pues sentí que, como había sucedido con otras cosas, me permitiría llevar el sentimiento del amor hasta el extremo último. Era capaz de amar a quienes se oponían a mí, y no iba a detenerme hasta divisar el final del listón de aquella felicidad que ahora tenía. Seguí ascendiendo, cada vez más alto, y en cierto momento dije: «¡Dios mío, no puede haber nada más elevado que esto!». Aún así, intenté dar un paso más, y llegué todavía más alto. Entonces creí, una vez más, haber alcanzado el punto álgido. A pesar de todo, continué ascendiendo, y dije luego: «¡Ah, no es posible que exista una felicidad mayor!». Y esto ocurrió una y otra vez… ¡hasta que me di cuenta de que la felicidad no tiene límite!

De repente me quedaba inmovilizado. Miraba mi cuerpo y no era capaz de moverlo, tan henchido estaba de éxtasis y dicha. Era realmente incapaz de moverme. Durante horas me elevaba sin límite, y luego me llevaba horas bajar y bajar hasta volver a ser el cuerpo y poder moverlo.

Al contemplar la fuente de energía e inteligencia, descubrí que era posible disponer de ambas en cantidad ilimitada, y que, para que me llegaran, simplemente necesitaba liberarme de todas las compulsiones e inhibiciones, de todos los enredos y complejos. Comprendí que, a lo largo de mi vida, aquella energía, aquella fuerza, había estado apresada, y que lo único que tenía que hacer era levantar los maderos que le cortaban el paso, y que eran mis complejos y compulsiones. Y eso hice. A medida que me desprendía de mis ataduras, iba retirando los maderos y permitiendo que fluyera la energía infinita, exactamente igual que fluye el agua de una presa si se quitan uno a uno los troncos que forman el muro de contención. Cuantos más troncos se quitan, más caudalosa es la corriente. Esto era cuanto necesitaba hacer: quitar los troncos y dejar que el poder y la energía infinitos fluyeran.

Al darme cuenta de esto, la energía que se hallaba justo detrás de mi mente pudo fluir y expandirse como nunca antes lo había hecho. Había ocasiones en que, al tener una súbita percepción instantánea de lo que soy, me inundaba de pronto tal cantidad de energía que me hacía saltar de la silla. Me sentía entonces impelido directamente hacia la puerta de la calle, salía y empezaba a andar; y andaba durante horas y horas…, ¡a veces durante días y días sin detenerme! Parecía como si mi cuerpo no tuviera cabida para tanta energía y necesitara caminar, o correr, a fin de quemar una parte de ella. Me recuerdo caminando por las calles de Nueva York de madrugada, a paso rápido, ¡no siendo capaz de hacer nada salvo aquello! Tenía que consumir un poco de aquella energía…, ¡tan increíblemente abundante era!

Comprendí que la fuente de toda energía, de toda inteligencia, era básicamente armoniosa, y que la armonía era la ley del universo: por eso no colisionaban entre sí los planetas; por eso salía el sol cada día, y por eso podía funcionar todo.

Cuando comenzó mi indagación, yo era un hombre absolutamente materialista, un materialista convencido. Para mí, lo único real era aquello que podía percibir con los sentidos, aquello que podía tocar; el mundo, tal como yo lo entendía, era igual de sólido que el hormigón. Y cuando mis descubrimientos fueron revelándome que el mundo era sólo producto de mi mente, que el pensar determinaba toda la materia, es decir, que la materia no tenía inteligencia alguna sino que nuestra inteligencia determinaba la materia y todo lo relacionado con ella…, cuando comprendí que la sensación de solidez que anteriormente tenía no era más que pensamiento, mis recios y sólidos cimientos de hormigón empezaron a resquebrajarse. La obra erigida a conciencia durante veinte años empezó a venirse abajo.

Y mi cuerpo temblaba sin cesar, con fuertes sacudidas. Se apoderó de mí un temblor que duró días enteros; temblaba igual que un anciano frágil, presa de su nerviosismo. Sabía que la sólida percepción del mundo que había tenido no volvería jamás, pero esa percepción no se desprendió de mí con facilidad, con gentileza; temblé de verdad durante días, hasta que, creo yo, el temblor hizo que todo lo que había en mí cediera irremisiblemente.

Entonces, mi punto de vista fue exactamente el contrario del que había mantenido hasta hacía sólo unos meses; pensaba ahora que lo sólido y real no era el mundo físico, no era mi mente, sino algo de cualidad muy superior. Sentía que la esencia de quien yo era, el hecho en sí de “Ser”, era la realidad. Y no tenía límites; era eterna. Todo lo que había considerado que era yo hasta ese momento aparecía ahora ante mis ojos como lo menos significativo de mí, y no como la totalidad de mí. La totalidad de mí era el hecho de “Ser”.

Comprendí que mis únicas limitaciones eran aquellas que yo aceptaba. Así es que, tratando de descubrir quién era yo y buscando al Ser ilimitado que había vislumbrado por un momento, tuve una percepción directa del extraordinario Ser ilimitado que soy.

Al percibir esto, me dije al instante: «¡Bien, o sea que no soy este cuerpo limitado, como yo creía! ¡No soy esta mente llena de limitaciones que yo pensaba que era!». Y deshice entonces todas las limitaciones del cuerpo, y casi todas las limitaciones de la mente, con sólo decir: «¡No soy eso! ¡Hasta aquí hemos llegado! ¡Se acabó!». Ésas fueron mis palabras.

De repente me resultaba obvio que yo no era aquel cuerpo ni aquella mente que siempre había imaginado ser. Lo vi con claridad…, ¡nada más! Cuando uno lo ve, es muy sencillo. Dejé de identificarme con el cuerpo, y, al hacerlo, comprendí que mi cualidad de Ser era la cualidad de Ser de todo lo que existe. La cualidad de Ser es como un océano ilimitado; no está dividida en partes llamadas gotas de cuerpos; es un solo océano.

Descubrir esto me hizo identificarme con todos los seres, con cada persona e incluso con cada objeto de este universo. De ese modo, uno pone fin para siempre a la separación y al caos infernal que la separación genera. Entonces ya no se deja uno engañar por las aparentes limitaciones del mundo, sino que las ve como un sueño, como apariencias solamente, pues sabe que su verdadera cualidad de Ser no tiene límites.

En realidad, no existe otra cosa que el hecho y la cualidad de Ser; ésa es la substancia real e inmutable que constituye la base de todo.

Todo lo que hay en la vida se abrió a mí…, quiero decir que lo comprendí todo. La sencilla realidad es que somos seres infinitos, a los cuales hemos superpuesto conceptos de limitación (los troncos de la presa). Y sufrimos, apresados dentro de esas limitaciones que hemos aceptado en nuestra vida como si fueran reales; sufrimos porque esas limitaciones son contrarias a nuestra naturaleza básica que es la libertad total.

La vida anterior a esta experiencia y la vida después de ella eran como los dos extremos de un hilo. Antes, la vida era simplemente profunda depresión, gran desdicha y enfermedad; después, era felicidad y serenidad indescriptibles. La vida se volvió tan bella y tan armoniosa que cada día, todo a lo largo del día, cada detalle sucedía con mágica perfección.

Según conducía a través de la ciudad de Nueva York, rara vez me encontraba un semáforo en rojo. Cuando me disponía a aparcar mi automóvil, alguien -a veces más de una persona- se detenía, e incluso se bajaba de la acera, para indicarme cómo maniobrar. Había ocasiones en que los taxistas, al ver que yo iba buscando aparcamiento, me cedían su sitio. Después de hacerlo, no entendían por qué lo habían hecho… ¡Allá estaban ahora, aparcados en doble fila!

Había incluso policías que me cedían el sitio en el que estaban aparcados. Después, tampoco ellos entendían la razón; pero yo sabía que se sentían bien por haberlo hecho. Y seguían ayudándome.

Si entraba en unos grandes almacenes, el vendedor se desvivía por atenderme; o si pedía cierto plato en un restaurante y luego cambiaba de idea, la camarera me traía esto último aunque no hubiera llegado yo a decírselo.

De hecho, según uno pasa como flotando, todo el mundo se desvía de su camino para servirle. Cuando uno está sintonizado y tiene un pensamiento, cada átomo del universo actúa para que ese pensamiento se cumpla. Esto que digo es verdad.

La armonía es un estado tan delicioso y agradable, no porque todo salga a pedir de boca, sino por el sentimiento que la acompaña de que, tras ella, está la acción de Dios. Es un sentimiento extraordinario; no puede uno imaginarse lo grandioso que es. Es un deleite tal el de estar en sintonía, en armonía… ¡Uno ve a Dios en todas partes! Uno ve a Dios actuar, y eso es lo que le hace sentirse dichoso; no la ocasión concreta, el incidente, el suceso. Su actuación es lo supremo.

Cuando estamos en sintonía, nuestra capacidad de amar es tan extraordinaria que amamos a todo el mundo con extrema intensidad, lo cual hace que vivir sea todo lo exquisito que puede llegar a ser.

***
Extracto de un manuscrito autobiográfico de Lester Levenson.

Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

lightworker02 Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

No, no he convertido al lado oscuro, sino que estoy trascendiendo bandos. Este artículo es, probablemente, el más importante que he escrito hasta la fecha, y con el fin de transmitir el mensaje completo, un poco de historia como marco de referencia es necesaria. Le pido leer el artículo completo, ya que al final se entiende por qué no voy a decir que soy un ” trabajador de la luz ” de nuevo.

El planeta tierra y gran parte de nuestro rincón del universo ha estado bajo un hechizo durante un tiempo muy largo, un hechizo que pone en duda en nuestras mentes acerca de si o no estamos conectados con la Fuente Infinita de toda la creación. El hechizo hace que nos sintamos solos, vulnerables y aislados – expulsados fuera de los Reinos Celestiales a un mundo cruel. Este hechizo es pura ficción, un engaño del primer orden, que ha sido arraigado profundamente en este y otros mundos.

Intrínseco dentro de este hechizo holográfico está la noción de que la dualidad y la polaridad son aspectos naturales de la vida, y que debemos servir ya sea a un lado de la dualidad o al otro. Esta sencilla y elegante impronta binaria se ha vuelto tan importante que hemos perdido de vista el hechizo holográfico más grande que la engendró. De hecho, hemos perdido de vista el holograma en su totalidad, y llegado a creer que es la suma total de la realidad.

Los seres humanos han sido condicionados a adorar al engaño holográfico y los agentes que lo perpetúan. Este holograma ha sido llamado “Maya” por los Hindúes, y los gnósticos hacen referencia a él como el “corrupto Demiurgo”. Me parece que este término es una descripción muy exacta, y desde éste momento en adelante me referiré a él como el demiurgo corrupto.

Oscuridad contra (Falsa) Luz – La dualidad del Demiurgo

Con el fin de capturar y controlar el espectro más amplio posible de las almas, el demiurgo corrupto dividió sus agentes en dos equipos aparentemente opuestas : Obscuridad contra (falsa) Luz.

yinyang2 Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

No todo el mundo puede ser un santo, por lo que no debe haber lugar para los pecadores en el demiurgo, siempre y cuando todos los participantes estén bajo su hechizo. Lo que es más importante para el demiurgo es que lo adoremos a él o uno de sus agentes, sin importar si están en el equipo de la luz o el equipo oscuro.

Hay muchos nombres de los jugadores dentro de este drama cósmico multi – dimensional de los cuales sin duda han oído hablar, tales como: Lucifer, Jehova , Belcebú , el Arcángel Miguel , Satanás ( diferente de Lucifer ), Ashtar , decenas de Arcángeles, supuestos “maestros” ascendidos y varias otras entidades canalizadas.

Mientras que algunos de estos seres juegan en equipo para la oscuridad, y otros juegan en equipo para la falsa luz, todos ellos son en última instancia, jugadores por parte del demiurgo corrupto que los controla. Esto, en esencia, es el gran secreto de los arcontes : No son sólo de sus filas los “seres demoníacos del mal”, sino también a aquellos que se hacen pasar por ángeles y maestros ascendidos.

¿Cuál es el punto de todo éste Control?

El demiurgo corrupto es un sistema entrópico de la conciencia de separación artificialmente inducida que está muriendo lentamente, y depende de la cosecha de la energía de las almas encarnadas dentro de su sistema con el fin de preservar su existencia. Con el fin de recolectar la mayor cantidad de la energía delas almas, se creó el paradigma de la dualidad luz-oscuridad para asegurar que cada ser encarnado en un mundo que está bajo su hechizo serviría como una “batería” para ayudar a mantener al demiurgo energizado. Las almas “buenas” buscarían al equipo de la (falsa) luz, y las almas “malas” buscarían al equipo oscuro, pero lo que es desconocido para la mayoría de las almas, es que todos ellos están al servicio del mismo sistema.

Con el fin de mantener el juego interesante dentro de la dualidad de sus participantes, el demiurgo creó densidades de existencia que los ” iniciados ” en los caminos oscuros y de luz podrían ascender a través. Esto le da a los seres que se desplazan a través de estas densidades una sensación de logro, cuando en realidad están navegando a través de un laberinto de ilusión demiúrgica . Los jugadores en los niveles más altos de las jerarquías saben que están en un sistema de auto-servicio , pero están muy conformes con el acuerdo, ya que llegan a ejercer el poder y recibir la energía de la adoración de los seres que están más abajo en la escalera evolutiva.

¿Qué pasa con la “Jerarquía Espiritual?”

archonangels2 Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

La mayoría de los Seres canalizados dirán estar afiliados a la (falsa) luz basada en la “Jerarquía Espiritual “, que incluye “Arcángeles”, ” maestros ascendidos ” y los ” Extra Terrestres positivos.” Estos mensajes canalizados son excesivamente abundantes, y más siguen llegando todos los días. El pequeño y sucio secreto es que estos seres están en deuda con el demiurgo corrupto, y están librando una batalla psicológica en las personas que no quieren ser ya asociarse con cualquier estructura religiosa formal.

En otras palabras, la “nueva era” es una operación psicológica multidimensional diseñado para canalizar la energía del alma de los “creyentes” de estas enseñanzas hasta los “maestros ascendidos” .

Otro de sus secretos es que la mayoría de los llamados ” maestros ascendidos ” en su “jerarquía” nunca han tenido una encarnación humana. Son seres muy engañosos que están jugando un juego con el fin de reunir la energía de la adoración. En el universo real, nadie adora o venera a nadie, pero en el “sub – universo” del demiurgo corrupto, son capaces de engañar a la gente de buen corazón para verter energías del amor, la devoción y alabanza en ellos.

En cuanto a los “arcángeles”, ellos entran más o menos en la misma categoría. Ellos no están alineados con la Fuente Infinita de toda la creación, sino que sirven a un ser menor posando ser el creador : el demiurgo corrupto. Por lo que no les llamaría ángeles en absoluto.

En honor a la verdadera naturaleza engañosa de estos seres, les he dado un nuevo título más apropiado :

la mentirarquía espiritual .

El lado oscuro hace que la luz falsa se vea positiva

angeldemon2 Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

Los dos equipos tienen que desempeñar su papel de manera convincente , y el equipo oscuro realmente ha abrazado su papel como escoria vil,  lista para matar, violar, torturar y hacer cualquier tipo de cosa depravada con la que puedan salirse con la suya.

El lado oscuro está diseñado para ser increíblemente repugnante,  por lo que la mayoría de las “almas buenas” se inclinarán hacia el otro extremo de la polaridad, buscando el abrazo “amoroso” de alguna de las religiones patriarcales de falsa luz, o la nueva religión del new age con su legión de canalizadores y “maestros”.

La Tierra ha sido un planeta difícil  de controlar para el demiurgo. Los seres humanos fueron una vez muy conscientes de su conexión con la Fuente Infinita y con toda la vida, y parte de ésa conciencia se ha mantenido por personas espirituales a través de todo el reino de la oscuridad en este planeta. Debido a que ésta conciencia no pudo ser ” golpeada fuera de nosotros ” por las fuerzas de la oscuridad, un plan se formó para cooptar la naturaleza espiritual de los seres humanos.

En primer lugar, se le impusieron a la mayor cantidad de gente del mundo posible las religiones patriarcales. Cualquier persona que no se adhiriera a alguna de las religiones más importantes era un renegado durante gran parte de la historia, hasta el siglo pasado, cuando nació el “movimiento teósofico” , que sentó las bases para el “movimiento de la nueva era ” que empezó a surgir en los años 50 , 60 y 70 . El movimiento de la nueva era ha seguido ganando impulso a medida que ha atraído a muchas de las personas que se apartaron de la hipocresía de las religiones patriarcales.

El demiurgo corrupto parece tener una ” respuesta fácil ” para cualquier agitación interna que los seres humanos experimenten. Si la religión no sirve para apaciguar a un individuo, entonces con la nueva era no tendrán ningún problema. Es todo lo mismo para el demiurgo, con tal de que se ” elija un lado” que élcontrola. Es por eso que tenemos que trascender todos los lados juntos.

Los Canalizadores están siendo engañados

Escribí un artículo en 2011 sobre algunos de los problemas con los mensajes canalizados, que pueden encontrar en mi blog para obtener más información de fondo. Si la religión puede considerarse como “el opio de las masas” entonces los mensajes canalizados serían el “Opio de la minoría descontenta”.  Cada mensaje canalizado que viene de un mentiroso guía espiritual es esencialmente el mismo cuando se le eliminan laspalabras amorosas y la línea de fondo que se utiliza como base para el mensaje.

Aquí está una aproximación de cada mensaje canalizado moderno, condensado en unas pocas líneas:

“Queridos, ustedes son muy amados por todos nosotros. Anhelamos reunirnos con ustedes, porque nosotros somos su familia perdida hace mucho tiempo . Manténganse fuertes y aférrense a su luz, porque vamos a hacer que nuestra presencia sea conocida por ustedes pronto. Manténganse en espera ( yen el sufrimiento ) y esperando para que nosotros vengamos y los rescatemos de su situación. Cuando lleguemos, vamos a construir la edad de oro para ustedes en la tierra.”

Yo solía pensar que este tipo de desinformación nauseabunda proveniente del “Arcángel Miguel” “Saint Germain “etceran el resultado de la interferencia del lado oscuro utilizando los canales sin su conocimiento. Lo que no entendía cuando yo escribí el artículo de mi blog  ”¿Quién está realmente en este canal ” es que las transmisiones de “seres realmente positivos” no estaban siendo interceptados y corrompidos por el lado oscuro , sino más bien los mensajes venían de seres ” falsa luz” dela mentirarquíaespiritual.

Los “Trabajadores de la Lu ” están siendo utilizados a fondo

angelbully Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

Ya en 1998, cuando conocí por primera vez el género de sanación de energía , nunca había oído el término ” trabajador de la luz ” a pesar de que ya había sido adoptado como etiqueta espiritual. Lo escuché por primera vez en la década de 2000 , y sonaba raro para mí en ese momento. Ahora entiendo por qué : porque la ” luz” que la mentirarquíaespiritual está tratando de conseguir que trabajemos, es la luz falsa de la dualidad demiúrgica!
Hay un esfuerzo masivo en marcha por los seres que ahora yo llamo ” Verdaderos Agentes Divinos” para eliminar completamente al demiurgo corrupto. Cuando eso suceda, todos los seres que han ganado el poder mediante el demiurgo, perderán ese poder robado y tendrán que hacer frente a los engaños que han estado propagando . Ninguno de ellos quiere que eso suceda, por lo que en su inteligencia se ideó un plan brillante para socavar todo el esfuerzo.

El plan era sencillo : Acercarse a todos los Agentes Divinos encarnados, por lo general en un estado de sueño,a veces en un escenario de abducción, y decirles que con el fin de cumplir su misión , es necesario que “trabajen para la (falsa) luz” y  bajo las órdenes dela mentirarquía espiritual.

Este plan les ha funcionado increíblemente bien, en gran parte porque los agentes divinos han tenido dificultades para vivir en la Tierra. La Sociedades de aquí están muy deformadas , la espiritualidad está torcida y es abusado, la densidad vibratoria es pesada, nuestros recuerdos son eliminados en su mayoría , y por lo general preferirían no estar aquí. Así que cualquier ser que emanaba luz (incluso falsa luz) y amor podría hacer a un agente divino sentir como que estaban haciendo un contacto válido con seres verdaderamente divinos.

Todavía me acuerdo de mi contratación por la falsa luz, que ocurrió cuando yo tenía 6 años de edad en una experiencia de sueño extremadamente vívida. Me habían convencido de que yo estaba cumpliendo mi misión como agente divino trabajando para ellos. Creo que siempre supe que iba a descubrirlos, aunque tomó un tiempo muy, muy largo hacerlo.

¿Alguna vez se despierta más cansado que cuando se fue a dormir?

Muchos agentes divinos que fueron reclutados como trabajadores de la luz informan que se despiertan más cansados que cuando se fueron a la cama, y sus “sueños” estaban llenos de batallas. Durante estas “misiones de ensueño” el falsoguía espiritual absorbe tanta energía como sea posible. Es pobable que se despierta con recuerdos de haber ido a misiones para luchar contra la oscuridad, pero el resultado final es que su cuerpo , mente y alma se agotan porla energía que se recogió por los (falsos) seres de luz.

Hace unos meses revoqué todos acuerdos con todos los seres que no tenían mis mejores intereses en mente, no importa quienes los seres eran o decían ser . Suena como una cosa tan simple, pero de alguna manera lo había pasado por alto . Durante el proceso, sentí la resistencia de los seres que se decían ser positivos, pero me puse firme y les dije que me niego a ser manipulado para dar energía al demiurgo.

Esto me ha dado el gran privilegio de ser un blanco tanto para el equipo oscuro y el (falso) equipo de luz . El (falso) equipo de luz en efecto, se dedica a la guerra psíquica, sólo que en diferentes formas, más sutiles que sus hermanos “oscuros”. Desviar estos ataques ha valido la pena , porque sé que estoy más alineado con mi verdadera misión de poner fin al demiurgo sin entrar en batallas de dualidad.

También es muy agradable saber que voy a tener una buena noche de sueño cuando me voy a la cama, porque yo no voy a ser reclutado en cualquier ridícula “misión para luchar contra la oscuridad ” que los (falsos) seres de luz son tan amantes de establecer para sus ” trabajadores de la luz .” ( esa frase realmente me asusta ahora que conozco sus verdaderos orígenes … )

¿Qué hay sobre la edad dorada?

goldencage Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

Los seres de luz falsos trabajando para el demiurgo corrupto quieren mantener su control sobre la raza humana. Nuestra alma, energía y acuerdos creados para vivir en nuestra jaula actual faculta al demiurgo y los seres que le sirven, y no van a renunciar fácilmente a esa energía.

Estamos, en este momento, en una lucha por nuestra libertad. La Mentirarquía espiritual quiere movernos de nuestra jaula actual, extremadamente incómoda, a un estado ligeramente más expansivo de la existencia, pero del cual siguen firmemente en control del mismo.

Una metáfora para describir nuestra situación actual es que somos como una bandada de pollos dentro de un gallinero pequeño, oscuro y maloliente. Aquellos que nos han estado cultivando nos están preparando para dejarnos fuera del gallineroa una zona más grande donde seremos capaces de sentirnos un poco más libres, pero aún dentro de su control. Esta es la forma de la “granja” de asegurarseque puedan continuar alimentándose de nuestras energías, y hacernos sentir que somos libres, gracias a la “amabilidad” de nuestros captores.

La Mentirarquía espiritual no quiere que crezcamos a un nivel de empoderamiento que permitiría alejarnos de su sistema de control entero. Por esta razón los mensajes canalizados sutilmente desempoderan  a las personas, mientras que pretendenque en realidad les ofrecen una solución fortalecedora. Mientras estemos sentados y esperando a “los buenos” para venir a salvarnos, no seremos capaces de discernir quién realmente tiene nuestros mejores intereses en el corazón, ni podremos realmente solucionar nuestros propios problemas por nosotros mismos.

Soluciones para la dualidad afligida

buddha02 Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

Entonces, ¿cómo se sale una persona de este paradigma de dualidad? El primer paso es realizar los protocolos de sistema de auto limpieza y revocar todos los acuerdos que se hayan realizado con cualquier ser que no tenga en mente sus mejores intereses. A continuación, hay que revocar todos los acuerdos que lleven a ver la realidad en términos polarizados. Cada vez que se revocan los acuerdos, hay que asegurarse de recuperar la energía que se había ido con ellos. Luego, afirmar su compromiso para trascender los paradigmas de control del demiurgo corrupto sin ser confundido por las batallas de polaridad sin sentido.

También recomiendo una breve práctica diaria de revocación de todos los acuerdos para experimentar dificultades, limitaciones, malas relaciones, problemas de salud, problemas financieros, disfunciones familiares y cualquier otra cosa en tu vida que esté drenando tu energía-drenaje. El número y la cantidad de acuerdos que hemos adoptado inconscientemente dentro de esta matriz de realidad falsa son verdaderamente asombrosos. Presta atención a los acuerdos de sutiles y descarados que apuntan a las barras invisibles de tu prisión, sin duda encontrarás que no hay escasez de acuerdos a ser revocados.

Después de que has participado de este proceso, podrás notar menos “contacto” de los seres de luz falsos, y tal vez te sientas un poco solo hasta que te acostumbres a los cambios. Este es un muy buen momento para fortalecer tu conexión con tu propio ser superior, el núcleo de la tierra y el núcleo galáctico. Como ajuste,  puedes notar un mejor sueño y un sentido que puedes ver a través de engaños disfrazados con positividad más fácilmente.

Si sigues en contacto con un ser, declárale lo que sólo estás dispuesto a comunicarte con los seres que han trascendido la dualidad y están fuera del demiurgo corrupto. Debes poner cualquier intento de comunicaciónaprueba. Pregúntales a quemarropa: “Eres parte del demiurgo?” Los seres de luz divina verdad que existen fuera del demiurgo, en el universo Real,  felizmente contestarán a sus preguntas. Sólo ten en cuenta que estos seres no hablan en lenguaje de la misma forma que lo hacemos,  se comunican con lo que yo llamo “telepatía de alma a alma.”

El Tipo de comunicación es un indicador importante

Las fuerzas de verdadera luz divina que existe fuera del demiurgo corrupto no están obligadas por la dinámica de los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho ni las polaridades de la oscuridad o la luz que definen el universo demiúrgico. Esto significa que no suenan como una voz en tu cabeza! En cambio, usan “telepatía de alma a alma” para emanar sentimientos, expresiones arquetípicas y una calidad muy pura de luz que habla directamente a tu alma.

La diferencia entre un ser de luz divina verdadero y uno de los seres de la mentirarquía espiritual de luz falsa es que la luz de los primeros es cálida, envolvente, pura y llena de amor incondicional, mientras que la luz de este último es fría, penetra en una manera incómoda, dominante y a menudo excesivamente-masculina. La mentirarquíaespiritual es un grupo dominado por los hombres, e incluso las mujeres dentro de su estructura de poder tienen una energía muy masculina. Estadominación masculina es, por supuesto, el por qué las estructuras religiosas habilitadas por el demiurgo todas tienen un Dios masculino dominante, y ninguna menciona un Creador que todo lo abarca que también tiene un aspecto femenino.

Otra diferencia importante entre seres luz falsos en el demiurgo y seres de luz divina que de verdad están alineados con la fuente infinita, es que la luz divina no es controladora, manipuladora, mandona o juzga de ninguna manera. La Fuente infinita no impondrá una agenda, aunque te apoyará en tu misión para ayudar a desmantelar al demiurgo corrupto. No se dan “órdenes” por seres de luz divina verdadera que operan fuera del demiurgo o fuente infinita. No te enviarán misiones infinitas, drenaje de energía en tu tiempo de sueño, y no harán algo que resulte en la pérdida de la energía de tu alma, a diferencia de los impostores en la falsa luz espiritual.

Los seres de luz divina verdadera son solidarios, aman, nutren, y se preocupan por ti como individuo. No eres sólo un engranaje en una máquina para ellos, porque entienden que eres un aspecto vital de una creación intrincadamente interconectada. Tienen gran respeto por quienes se ofrecieron a encarnar en el sistema de la “bestia” delcorrupto demiurgo,  para ayudar a desmantelarlo desde el interior. De hecho, hay agentes divinos trabajando tanto desde dentro y fuera del demiurgo corrupto para desmantelarlo.

El discernimiento es Vital

purple gold flush2 Porqué ya no soy un Trabajador de la Luz

Estaremos escribiendo más sobre este tema y sus muchas implicaciones. Mientras tanto, te ruego que aumentes drásticamente tu escepticismo y afines tu discernimiento. Tu intuición y lógica deben aplicarse a la información que recibes y preguntarte “¿Cuál es la agenda aquí?” De hecho hay una muy grande y multidimensional “conspiración” en el trabajo en este planeta, que jala la energía de nosotros al empujarnos dentro de un espectro de polaridad o el otro. Cualquiera que te inste a “elegir un lado”, no ha despertado al hecho de que ambos lados son dos mitades de la misma moneda, que está controlada por el demiurgo corrupto.

Les insto a discutir estas ideas con los que están cerca de ti, e indentificar las maneras que pudieras haber sido manipulado por la luz falsa en el pasado. No es nada para avergonzarse – los seres de luz falsos son manipuladores y unos mentirosos increíblemente hábiles.

La mayoría de quienes están leyendo esto ya han elegido ser un agente divino y encarnar con el propósito de desmontar el sistema de control demiúrgico. Ya han hecho su elección, y ahora se les necesita para llevar a cabo su misión individual. Para ello, es vital cortar todos los lazos con la luz falsa “espiritual”, tomar algún tiempo para recuperar energía y fuerza si es necesario, y pedir su guía interior divina para revelar que lo que específicamente tienes que hacer.

Manténganse fuertes en la verdadera luz divina interior y en la fuente infinita.

Mucho amor,
Cameron Day
www.AscensionHelp.com
www.GeniusBrainPower.com

Las melodías arcaicas: música sanadora de la Germánica Nueva Medicina del Dr. Hamer

Según el Dr.Ryke Geerd Hamer, descubridor de la Germánica Nueva Medicina, la música puede tener un efecto sanador. Este efecto no se trataría de una cuestión mística, sino de un hecho físico biológico: ciertas vibraciones, como las de la música, resonarían con las oscilaciones cerebrales y, dado la influencia del cerebro en el origen de las enfermedades (según postula el Dr.Hamer), eso también tendría una repercusión en el organismo humano y algunas de sus enfermedades.
El Dr.Hamer afirma haber realizado un último descubrimiento empírico: Ciertas melodías parecen tener la característica de ayudar al organismo a curarse, en particular en el caso de las enfermedades en “fase de curación”, porque sus frecuencias o vibraciones actúan sobre el cerebro, modificando su funcionamiento y poniendo fin a la fase de curación al evitar el automatismo cerebral que produce la recaida en el mismo conflicto.
El Dr.Hamer ha puesto a disposición de todo el mundo un enlace en el que puede descargarse una canción compuesta por él y dedicada a su esposa, que según el Dr.Hamer tiene el efecto de ayudar en casos de enfermedades crónicas en fase de curación (en su terminología, serían enfermedades en las que el conflicto biológico se reactiva y resuelve constantemente, antes de que termine o finalice la fase de curación, haciendo que esta última se haga crónica). Según el Dr.Hamer, esta canción no ha mostrado ser eficaz en el caso de enfermedades crónicas correspondientes a conflictos biológicos activos (la diabetes, por ejemplo).
meinstudentenmadchenimagen01200
La canción puede descargarse en este enlace.
Una breve explicación escrita por el propio Dr.Hamer sobre este descubrimiento puede leerse en español en este enlace.
Algunas de las enfermedades “en fase de curación” y en estado crónico, y en las que esta canción podría ayudar como parte de la terapia, serían las siguientes:
-Artritis reumatoide
-Artrosis (no aquellas generadas por lesiones o causas mecánicas)
-Sindrome nefrótico
-Enfermedad de Párkinson
-Enfermedad de Crohn
-Colitis ulcerosa o ulcerativa
-Acné
Para fines terapéuticos, según el Dr.Hamer, la canción debería escucharse repetidamente durante varias horas, preferiblemente durante la noche mientras dormimos (ya que esa melodía actúa directamente sobre el cerebro, no sobre la mente consciente), y durante varias semanas.

¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS QUE SE PRESENTAN CUANDO SE ESCOGE EL CAMINO ESPIRITUAL?

- Sentir que nadie los entiende.
- Percibir que los demás los ven diferente.
- Querer que los demás piensen igual que ustedes.
- Hablar todo el día del mismo tema.
- Sentir que los demás son ignorantes.
- Descubrir que la pareja no desea lo mismo que ustedes.
- Querer que la pareja o los hijos lleven el mismo ritmo.
- Recomendar infinidad de libros a todos los amigos.
- Sentir que están a miles de kilómetros de distancia.
- No sentirse ubicados cuando asisten a una reunión.
- Empezar a convertirse en personas retraídas.
- Cerrarse en ustedes mismos.
- Mirar a los demás desde arriba.
- Pensar que nada les puede suceder porque están protegido por “Dios”.
- Sentirse “escogidos” e “iluminados”.
- Creer que tal o cual creencia es la verdad absoluta.
- Mirar a los demás con mucha pena.
- Creer con absoluta certeza que están en el camino correcto.

Estos tipos de emociones son ERRADOS. Cuando comiencen a sentir estas emociones distorsionadas, tienen que entender QUE EL CAMINO QUE ESTÁN RECORRIENDO NO ES CORRECTO.


La VERDADERA ELEVACIÓN, al contrario de estas emociones erradas, los deberá hacer sentir:

- Poder comunicarse y entenderse con las personas con amor.
- Que nadie perciba el conocimiento, escóndanlo para el momento propicio.
- Respetar la manera de pensar de todos los que están alrededor.
- Hablar de miles de temas y entre ellos el que más les gusta.
- Saber que todos están en el camino en diferentes grados.
- Respetar el espacio de la pareja.
- Entender que el ritmo de los seres es diferente.
- Recomendar algún libro cuando lo pidan o lo necesiten realmente.
- Integrarse a la vida con amor y alegría.
- Divertirse cuando vayan a una reunión.
- No separarse de los seres que los aman.
- Abrir sus corazones para todos los que estén cerca de ustedes.
- Nadie es más que el otro, todos juntos forman un todo.
- “Dios es para todos y cada uno para sí mismo”.
- Nadie los escogió, solo despertaron.
- Nadie tiene la verdad absoluta, solo nuestro Creador.
- Así como ustedes tienen pena de los demás, otros la tendrán de ustedes.
- Sabrán que están en el camino correcto, conociendo la causa y el efecto.

Si no llevan este camino con mucho equilibrio, las personas que los rodean se sentirán mal con ustedes, y en vez de encaminarlas y ayudarlas, ellas comenzarán a sentir rechazo por todo lo que digan y expresen.
El camino de la elevación es interno y muy solitario, pero no por ello deberán alejarse o esconderse. Lo que tienen que aprender es a EQUILIBRARLO entre esta realidad material y la realización espiritual. Tendrán que aprender cuándo hablar, callar, aconsejar, discernir, aplicar, respetar e intervenir; no será cuando ustedes quieran: será cuando los demás o la vida misma lo pidan, sin imponer, obligar o esperar algún retorno.

“EL VERDADERO MAESTRO ES AQUEL QUE ENTRA, SALE, BAJA Y SUBE EN TODOS LOS GRADOS, PLANOS Y DIMENSIONES”.

FUENTE: EL SER UNO.

Beneficios de dormir del lado izquierdo


De acuerdo a la medicinas orientales ya sean la india, la china, la tibetana o la tailandesa, el lado izquierdo del cuerpo es totalmente diferente al lado derecho. Incluso algunas tradiciones monásticas budistas incluyen dentro de sus preceptos para los monjes dormir sobre su lado izquierdo. Aunque suene raro descansar y dormir del lado izquierdo tiene muchos beneficios para la salud.

La linfa drena hacia la izquierda.

El lado izquierdo del cuerpo es el lado dominante en el sistema linfático. La mayor parte de la linfa drena hacia el ducto torácico que se localiza en el lado izquierdo. En su camino la linfa transporta proteínas, glucosa metabolitos y productos de desperdicio que son purificados por los nódulos linfáticos para ser drenados hacia el lado izquierdo.

Derivado de lo anterior es común deducir en la medicina oriental que los padecimientos del lado izquierdo del cuerpo se pueden deber a la congestión crónica del sistema linfático.

Las prioridades del cuerpo.

De acuerdo al ayurveda la congestión sucede en el cuerpo siguiendo ciertas prioridades. Si el sistema linfático se cogestiona, posteriormente el hígado y la sangre se saturan de sustancias tóxicas. Síntomas primarios de congestión se presentan en el lado izquierdo del cuerpo antes de moverse hacia el lado derecho donde hacen su aparición posterior.

¿Aletargado después de una comilona?

La sugerencia india es que si tomas un descanso después de comer lo hagas recostándote del lado izquierdo. El descanso no debe de exceder de 10 minutos y es diferente a la siesta vespertina que usualmente es de 20 minutos o más.

El estómago y el páncreas cuelgan hacia el lado izquierdo. Cuando te recuestas en tu lado izquierdo ambos cuelgan naturalmente permitiendo una digestión óptima y eficiente. La comida es impulsada a moverse de manera natural a través del estómago y las enzimas pancreáticas son secretadas de manera paulatina y no de un solo golpe, lo cual sucede si es que te recuestas del lado derecho.

Al recostarte del lado izquierdo el hígado y la vesícula cuelgan desde lado derecho. Descansar del lado izquierdo les permite colgar y secretar sus preciosas enzimas hacia el tracto digestivo, emulsionando las grasas y neutralizando los ácidos estomacales.

Cuando el sistema digestivo es estimulado de esta manera tu ciclo de digestión es más corto y no te deja aletargado por el resto de la tarde. Haz la prueba de descansar 10 minutos de tu lado izquierdo después de comer.

Siéntete con energía y no con cansancio después de comer.

Procura comer de manera relajada al medio día y no olvides descansar en tu lado izquierdo y comprueba que te sentirás con más energía y con una mejor digestión.

La magia de dormir del lado izquierdo.

Mejor eliminación.

El intestino delgado desecha toxinas a través de la válvula ileocecal (VIC) en el lado derecho del cuerpo al inicio del intestino grueso. El intestino grueso viaja por el lado derecho de tu cuerpo, cruza tu vientre y desciende por el lado izquierdo.

A través de la VIC, dormir del lado izquierdo permite a la gravedad estimular los desechos corporales hacia el intestino grueso desde el intestino delgado de manera más sencilla.

Al transcurrir la noche y continuar durmiendo en tu lado izquierdo los desechos se mueven con mayor facilidad hacia el colon descendente y la eliminación matutina será más sencilla.

Mejor función cardiaca.

Más del 80 % del corazón se encuentra del lado izquierdo del cuerpo. Si duermes del lado izquierdo la linfa drenada hacia el corazón será impulsada por la gravedad quitando trabajo a tu corazón mientras duermes.

La aorta que es la arteria más grande del cuerpo, sale de la parte alta del corazón y se arquea hacia la izquierda antes de bajar hacia el abdomen. Al dormir del lado izquierdo, el corazón bombea con más facilidad la sangre hacia la aorta descendente.

Dormir del lado izquierdo permite que los intestinos se alejen de la vena cava que lleva la sangre de regreso al corazón. Notablemente la vena cava descansa en el lado derecho de la espina, así que cuando te recuestas del lado izquierdo las vísceras se alejan de la vena cava. Nuevamente la gravedad hace el trabajo del corazón más fácil.

El bazo está del lado izquierdo.

El bazo es parte del sistema linfático y también está del lado izquierdo del cuerpo. Su función es la de un gran nódulo linfático que filtra la linfa y adicionalmente filtra la sangre. Cuando te recuestas del lado izquierdo el regreso de los fluidos hacia el bazo es más sencillo y se produce con mayor facilidad por la gravedad.

El sistema linfático drena todas las células del cuerpo por medio de contracciones y movimiento muscular y no por el bombeo cardiaco. Ayudar a la linfa a drenarse hacia el bazo y el corazón con gravedad es una forma sencilla de purificar tu cuerpo

¡Pruébalo!

Y aunque no hay protocolos científicos al respecto, dormir del lado izquierdo hace sentido. Entender la sabiduría ancestral basándose en los conocimientos de la anatomía moderna esclarece muchas dudas de las razones que se tienen en oriente para dormir de cierta manera.

Artículo original escrito por el Dr. John Doulliard

Krishnamurti ~ Temor, una de las causas fundamentales de nuestro deterioro.

Las tres o cuatro últimas veces hemos estado hablando del temor, y como ésa es una de las causas fundamentales de nuestro deterioro, pienso que debemos considerarla desde un ángulo diferente, desde un diferente punto de vista.

Ustedes saben, siempre nos dicen lo que debemos pensar y lo que no debemos pensar. Los libros, los maestros, los padres, la sociedad que nos rodea nos dicen qué debemos pensar, pero jamás nos ayudan a descubrir cómo debemos pensar. Saber qué pensar es comparativamente fácil, porque desde la infancia nuestras mentes están condicionadas por palabras, por frases, por actitudes establecidas y prejuicios. No sé si han notado lo fijas que se hallan las mentes de casi todas las personas mayores; están encajadas como la arcilla en un molde y es muy difícil abrirse paso por ese molde. El moldeado de la mente es su condicionamiento.

Aquí, en la India, ustedes están condicionados por siglos de tradición, a pensar de cierta manera; ese condicionamiento tiene causas económicas, sociales y religiosas. En Europa, la mente está condicionada de un modo algo diferente; y en Rusia, desde la revolución, los líderes políticos han estado condicionando la mente a su propia manera. Así, en todas partes la mente está siendo condicionada, no sólo superficialmente, conscientemente, sino también profundamente. La mente oculta o inconsciente está condicionada por la raza, por el clima, por las imitaciones no verbalizadas, no expresadas.

Ahora bien, la mente no puede ser libre en tanto permanezca moldeada o condicionada. Y la mayoría de la gente piensa que jamás podremos liberar a la mente de su condicionamiento, que debe estar siempre condicionada. Ellos dicen que no podemos evitar ciertos hábitos de pensar, ciertos prejuicios, y que no puede haber liberación para la mente, que ésta jamás podrá ser libre. Además, cuanto más antigua es la civilización, mayor es el peso de la tradición, de la autoridad, de la disciplina con que la mente se halla agobiada. Las personas que pertenecen a una raza antigua, como en la India, están más condicionadas que las que viven en América, por ejemplo, donde existe más libertad social y económica y donde sus habitantes han sido pioneros en fecha bastante reciente.

Una mente condicionada no es libre porque jamás puede ir más allá de sus propios límites, de las barreras que ha erigido en tomo de sí misma; eso es obvio. Y es muy difícil para una mente semejante liberarse de su condicionamiento e ir más allá, porque este condicionamiento le ha sido impuesto no sólo por la sociedad, sino que se lo ha impuesto ella misma. Ustedes gustan de su condicionamiento, porque no se atreven a ir más allá. Temen lo que podrían decir sus padres y sus madres, lo que el sacerdote y la sociedad podrían decir; en consecuencia, contribuyen a crear las barreras que los retienen. Ésta es la prisión en que casi todos estamos atrapados y por eso sus padres están siempre diciéndoles -como ustedes a su vez les dirán a sus hijos- que hagan esto y no hagan aquello.

¿Qué ocurre por lo general en una escuela, especialmente si el maestro les agrada? Si su maestro les agrada, desean seguirle, imitarle; por lo tanto, el condicionamiento de sus mentes se vuelve más y más rígido, más permanente. Digamos, por ejemplo, que están en un albergue al cuidado de un maestro que practica diariamente su ritual religioso. A ustedes les gusta el espectáculo o la belleza del mismo, de modo que empiezan a practicarlo también. En otras palabras, se están condicionando más aún; y tal condicionamiento es muy efectivo, porque cuando uno es joven la mente es muy ansiosa, impresionable, imitativa. Y no sé si son ustedes creativos, probablemente no, porque sus padres no les permitirían salir fuera del muro, ellos no quieren que miren más allá del condicionamiento. Son exactamente como cualquier otra persona. Practican sus rituales, tienen sus temores, su deseo de gurú; y como ustedes reciben enseñanza de ellos -y también porque puede agradarles un maestro en particular o porque ven un ritual hermoso y quieren practicarlo-, inconscientemente pueden quedar presos de la imitación.

¿Por qué practican rituales las personas mayores? Porque sus padres lo hicieron antes que ellas y también porque eso les transmite ciertos sentimientos, ciertas sensaciones que les aquietan internamente. Cantan determinadas plegarias, pensando que si no lo hicieran tal vez estarían perdidas. Y los jóvenes copian a los mayores y así es como empieza la imitación.

Si el maestro mismo cuestionara toda esta ritualidad, si realmente reflexionara al respecto -cosa que muy pocos hacen alguna vez-, si usara su inteligencia para examinar eso sin prejuicio alguno, pronto descubriría que no tiene ningún sentido. Pero para investigar y descubrir la verdad en esta cuestión, se requiere muchísima libertad. Si ustedes ya tienen un prejuicio a favor de algo y entonces proceden a investigarlo, es obvio que no puede haber investigación. Tan sólo fortalecerán su prejuicio, su idea preconcebida.

Por lo tanto, es esencial que los maestros se libren ellos mismos de su condicionamiento y así ayuden a los niños a librarse del suyo. Conociendo la influencia condicionadora de los padres, de la tradición, de la sociedad, el maestro tiene que alentar a los niños para que no acepten cosas irreflexivamente, sino que investiguen, que cuestionen.

Si ustedes observan, a medida que crecen comenzarán a ver cómo los moldean diversas influencias, cómo no se les ayuda a pensar sino que se les dice qué deben pensar. Finalmente, si no se rebelan contra este proceso se vuelven como una máquina automática, funcionan sin creatividad, sin mucho pensamiento original.

Todos temen que si no encajan dentro de la sociedad serán incapaces de ganarse la vida. Si mi padre es abogado, pienso que también tengo que ser abogado. Si soy una muchacha, me someto a que me casen. ¿Qué sucede, entonces? Empiezan siendo personas jóvenes con muchísima vitalidad y enorme entusiasmo, pero todo esto es gradualmente destruido por la influencia condicionadora de los padres y maestros con sus propios prejuicios, temores y supersticiones. Cuando dejan la escuela y salen al mundo, están llenos de información pero han perdido la vitalidad para investigar, para rebelarse contra las estupideces tradicionales de la sociedad.

Ustedes se sientan aquí y escuchan todo esto. ¿Qué es lo que va a ocurrir cuando finalmente aprueben sus exámenes de licenciatura o maestría? Saben muy bien lo que va a ocurrir. A menos que se rebelen, serán exactamente iguales al resto del mundo, porque no se atreven a ser otra cosa. Estarán tan condicionados, tan moldeados, que tendrán miedo de echarse a andar por sí mismos. Serán controlados por sus esposas, sus maridos, y la sociedad les dirá lo que tienen que hacer; la imitación prosigue generación tras generación. No hay verdadera iniciativa, no hay libertad, no hay felicidad; no hay nada sino una muerte lenta. ¿Cuál es el sentido de que se les eduque, de que aprendan a leer y escribir, si sólo van a funcionar como una máquina? Pero eso es lo que quieren sus padres y lo que quiere el mundo. El mundo quiere que no piensen, no quiere que sean libres para descubrir, porque entonces serían ciudadanos peligrosos, no encajarían en el patrón establecido. Un ser humano libre nunca puede sentir que pertenece a un país determinado, a una particular clase o forma de pensar. La libertad implica libertad en todos los niveles, del principio al fin, y pensar solamente a lo largo de una línea particular no es libertad.

Por lo tanto, mientras son jóvenes es muy importante que sean libres, no sólo en el nivel consciente sino también profundamente en lo interno. Esto significa que deben vigilarse a sí mismos, que deben percatarse más y más de las influencias que buscan controlarles y dominarles; significa que jamás deben aceptar irreflexivamente, sino que deben cuestionar siempre, investigar y hallarse en estado de rebelión.

Interlocutor: ¿Cómo podemos hacer para liberar nuestras mentes, cuando vivimos en una sociedad llena de tradición ?

K.: En primer lugar, deben tener el impulso, la exigencia de libertad. Es como el anhelo de volar que tiene el pájaro o el de las aguas del río, de fluir. ¿Tienen este impulso de ser libres? Si lo tienen, ¿qué ocurre entonces? Sus padres y la sociedad tratan de forzarles dentro de un molde. ¿Pueden resistirles? Encontrarán que es difícil, porque sienten temor. Temor de no conseguir un empleo, de no conseguir la esposa o el marido apropiado, de que puedan padecer hambre, de lo que la gente podría decir de ustedes. Aunque deseen ser libres, sienten temor; por lo tanto, no van a resistir. El temor a lo que la gente pueda decir o a lo que sus padres puedan hacer, les bloquea, y así son forzados dentro del molde.

Ahora bien, ¿pueden decir: “yo quiero saber y no me importa si padezco hambre. Sea lo que fuera lo que ocurra, voy a luchar contra las barreras de esta sociedad corrupta, porque quiero ser libre para descubrir”? ¿Pueden decir eso? Cuando viven con temor, ¿pueden oponerse a todas estas barreras, a todas estas imposiciones?

Es muy importante, pues, ayudar al niño desde la más tierna edad a que vea las aplicaciones del temor y se libere de él. En el momento en que están ustedes atemorizados, se termina la libertad.

Interlocutor: Puesto que hemos sido criados en una sociedad basada en el temor, ¿cómo es posible para nosotros estar libres del temor?

K.: ¿Se dan cuenta de qué están atemorizados? Si es así, ¿cómo van a liberarse del temor? Ustedes y yo tenemos que averiguarlo; por lo tanto, considérenlo conmigo.

Cuando están conscientes de que sienten temor, ¿qué es lo que hacen realmente? Escapan de él, ¿no es así? Toman un libro o salen a dar un paseo; tratan de olvidarlo. Sienten temor de sus padres, de la sociedad; están conscientes de ese temor y no saben cómo resolverlo. Tienen miedo de mirarlo siquiera; de modo que huyen de él en distintas direcciones. Por eso siguen estudiando y aprobando exámenes hasta el último momento, cuando tienen que afrontar lo inevitable y actuar. Continuamente tratan de escapar de su problema, pero eso no les ayuda a resolverlo. Tienen que enfrentarse a él.

Entonces, ¿pueden mirar su temor? Si quieren examinar un pájaro, observar la forma de sus alas, su pico, deben acercársela mucho, ¿verdad? De igual modo, si están atemorizados, tienen que observar desde muy cerca su temor. Cuando escapan del temor sólo lo incrementan.

Digamos, por ejemplo, que quieren dedicar su vida a algo que aman de verdad, pero sus padres les dicen que no deben hacerlo y les amenazan con algo terrible si lo hacen: dicen que no les darán nada de dinero, y eso los atemoriza. Están tan atemorizados que no se atreven a mirar el propio temor. Así que ceden y el temor continúa.

Interlocutor: ¿Qué es la verdadera libertad y cómo puede uno adquirirla?

K.: La verdadera libertad no es algo que pueda adquiriese, es el resultado de la inteligencia. No puedes salir y comprar la libertad en el mercado. No puedes obtenerla leyendo un libro o escuchando hablar a alguien. La libertad adviene con la inteligencia.

¿Pero qué es la inteligencia? ¿Puede haber inteligencia cuando hay temor o cuando la mente está condicionada? Cuando tu mente tiene prejuicios o cuando piensas que eres un ser humano maravilloso, o cuando eres muy ambicioso y deseas trepar la escalera del éxito, mundano o espiritual, ¿puede haber inteligencia? Cuando sólo te interesas en ti mismo, cuando sigues a alguien o le rindes culto, ¿puede haber inteligencia? Ciertamente, la inteligencia llega cuando comprendes toda esta estupidez y rompes con ella. Por lo tanto, tienes que empezar, y lo primero es que te des cuenta de que tu mente no es libre. Has de observar cómo tu mente está atada por todas estas cosas; ése es el principio de la inteligencia, la cual trae libertad. Tienes que encontrar la respuesta por ti mismo. ¿De qué sirve que algún otro sea libre cuando tú no lo eres, o que algún otro tenga comida cuando tú tienes hambre?

Para ser creativo, lo cual implica tener verdadera iniciativa, tiene que haber libertad; y para que haya libertad tiene que haber inteligencia. Tienes, pues, que investigar y descubrir qué es lo que impide que haya inteligencia. Has de investigar la vida, cuestionar los valores sociales, todo, y no aceptar nada sólo porque estés atemorizado.

Extracto de:
EL ARTE DE VIVIR
J. Krishnamurti