UNA ÚLTIMA MIRADA AL INTERIOR

 

Bien, veamos. Todo lo que les dijimos que estaba en ciernes ha llegado ya a su puerta, pero hay mucho más en la película de lo que alcanzan a ver en este instante del tiempo. Hay cosas arribando a su realidad que están más allá de la imaginación más descabellada — de los dos tipos. Unos al lado de los otros, y presenciarán — literalmente — el “espectáculo más grande sobre la faz de la Tierra.” Verán ocurrir cosas de una majestad y belleza indescriptibles y a la vez verán cosas de horror y tragedia inimaginables. Ambas ocurrirán unas al lado de las otras.

La especie humana tiene la capacidad para estos dos extremos –la agonía y el éxtasis. Tiene la capacidad para crearlos y experimentarlos. Y de hecho, a lo largo del viaje humano en la Tierra, ha realizado ambas, una y otra vez. Pero ahora, a medida que los años finales se extinguen, es tiempo de la gran final — el último “acto” del drama humano en este planeta, en esta densidad, por mucho, mucho tiempo.

Y por eso les pedimos que le echen una última mirada a su alrededor antes de que se extinga. Echen una mirada al mundo a su alrededor, como es ahora mismo, porque pronto perecerá y no será nunca más. Échenle una mirada como si de pronto se les informara que sólo tienen unos pocos años por vivir, porque de hecho, ésa es la verdad. Sólo les quedan unos pocos años antes de que toda esta escena sea borrada completamente y nada quede de lo que pueden actualmente ver. Pero incluso antes de ESO, el mundo como lo han conocido — como han dado por hecho que siempre sería así — será radicalmente cambiado. Las guerras que están empezando ahora son sólo el principio de los cambios. Todo en la experiencia humana se volverá a revivir de alguna manera, si no a escala global, sí a un nivel personal e individual. Todas sus “historias personales,” a través de todas las vidas que fueron creadas a lo largo del tiempo, se resumirán ahora, y se darán cuenta cuando el remanente de los viejos modelos vuelva para oponerse y así ser equilibrado y quitado para que al fin ustedes puedan avanzar más allá y trascenderle — más allá de este mundo y todas sus experiencias, por completo.

¿Asi pues cómo se sentirían si se les dijera que tienen, por ejemplo, 18 meses por vivir? ¿Cuáles serían sus prioridades? ¿Qué tan importante sería el planear una “siguiente carrera,” o planear cualquier cosa, para tal caso? ¿Qué sería lo que más desearían hacer si sólo les quedaran 18 meses? ¿Con quién hablarían? ¿Qué dirían? ¿Dónde desearían vivir? ¿Qué desearían hacer? ¿Se queda algún asunto pendiente en su vida? ¿Qué necesitarían hacer para concluirlo ya? Les sugerimos ahora que empiecen a pensar de esta forma, ya que no les queda mucho tiempo para realizar este tipo de cosas. Eso no quiere decir que habrá un cambio en los Polos en 18 meses, sino que estamos diciendo que el mundo será entonces tan diferente que el tiempo se les habrá terminado para este tipo de cuestionamientos.

No estamos diciendo que haya una urgencia o emergencia acerca de esto. Lo que estamos diciendo es que deberían valorar estos últimos días de relativa normalidad ya que se están esfumando rápidamente y nunca los volverán de nuevo a ver. A pesar de las guerras que están comenzando, todavía queda un poco más de tiempo antes de que se extiendan al mundo entero. Todavía queda un poco más de tiempo antes de que los suministros de comida se hayan agotado para la mayoría de la población del mundo. Todavía queda un poco más de tiempo antes que la tecnología necesaria esté en posición para crear un sistema de vigilancia global. Todavía queda un poco más de tiempo, pero no tardará mucho más que eso.

Así que echen una última mirada a su alrededor. Saboreen todo lo que es ser un ser humano. Dediquen algún tiempo a reflexionar acerca de sus recuerdos antes que los archiven para siempre. Tomen un poco de tiempo extra para sus seres queridos, y consideren lo que es realmente importante para ustedes ahora. Saboreen las épocas del año y sus estados de ánimo. Saboreen las cosas buenas de la vida, sin derroches. Encuentren el equilibrio. Sean buenos consigo mismos de formas tales que éstas sean verdaderamente nutritivas — buena comida, buenos amigos, y “tiempo de calidad” con los que quieren. Digan “no” a las presiones que los mantienen en la rutina del hacer y empiecen a dedicarle más tiempo al ser. Las cosas que les llenan son las sencillas –estrechar una mano, ver una puesta de sol, el paso de un vuelo de aves por el cielo. Sientan su conexión con el planeta. Sientan su conexión con las estrellas. Sientan su conexión con toda el espectro del drama humano, en todas sus formas, en todas sus etapas, y en todo su color, riqueza y estilos.

También miren a los animales a su alrededor y denles más amor. Abracen sus árboles. Denle a sus plantas un regalo especial — quizás un poco de tierra fresca o una nueva maceta. Muestren su aprecio por toda la vida y ésta a cambio se los agradecerá.

¿Qué tan seguido se toman un tiempo para apreciarse a si mismos? En sus hábitos, en su condicionamiento, hay tanta crítica que ofrecer — de los otros, de ustedes mismos, de la manera en que el mundo se organiza. ¿Cuánto tiempo toman para apreciar su mundo? Háganlo ahora. Háganlo más seguido. Háganlo un nuevo hábito.

Cuándo se sientan a una comida, ¿Se toman un momento para apreciarla? ¿O es algo que dan por descontado? Hay muchos en el mundo que no tendrán que comer esta noche, o la próxima, o la noche después de esa. Aprecien su comida. Aprecien la vida que han dado las plantas y los animales para que ustedes pudiesen saborear esa comida. Aprecien el trabajo que realizaron los campesinos, los recolectores, y los cocineros para que ustedes pudiesen degustar esa comida. Si tienen buena salud, agradézcanlo. Si tiene dolor, aprécienlo. Agradezcan su capacidad para sentir, ver, oír y respirar. Hay muchos que ni siquiera pueden hacer eso.

Celebren la vida de una manera tranquila. Suavicen su modo de andar, suavicen su modo de hablar. Sean buenos consigo mismos y con los demás. Si compran algo, aprécienlo lo suficiente para hacer de eso una compra que valga la pena. En vez de “hacerlo por habito,” háganlo algo especial. Esto no significa que tiene que ser costoso. Significa que tienen que tomarse el tiempo y la atención para preguntarse que es lo que realmente disfrutarían. Vivan su vida con atención consciente. Consideren la red invisible que los une a los demás a través de todo lo que hacen todos los días. Cuando abren el agua del fregadero, alguien más hizo posible eso para ustedes. Cuando se acuestan en su cama por la noche, alguien más hizo posible eso para ustedes. Alguien hizo la cama. Alguien hizo las sábanas. Alguien la entregó a la tienda donde se compró. Alguien construyó el cuarto en el que se encuentra. Quizá fueron ustedes, pero en tal caso tal vez utilizaron materiales que alguien puso a su disposición.

Echen una última mirada a su alrededor y vean cómo todo lo que hay se hizo posible de muchas maneras por muchas personas alrededor del mundo. Ya hay una economía global y ninguna parte existe aislada de las otras. Ya son parte de una sociedad global, y lo que sucede en una parte del mundo afecta a todas la otras partes. No hay movimiento que se haga, ni respiración que se haga, en cualquier parte del mundo, que no afecte a todas las otras partes del mundo, estén o no concientes de ello. Aprecien su conexión con todo lo demás. Allí está. Pueden sentirlo. ¡SIÉNTANLO! No lo piensen mucho. Siéntanlo. Sientan cómo ustedes son parte de la intrincada red de la vida, del flujo de la vida e incluso de la muerte. Aprecien estos días y aprecien todo lo que son en estos días, porque ustedes están cambiando, también.

Hemos hablado de un regreso a casa, pero también hay una partida de casa. Todos ustedes van a ir a alguna otra parte muy pronto, así que aprecien su vida y su mundo ahora como si lo estuviesen viendo por vez primera, para que estén satisfechos de él cuando sea el tiempo de partir. Se van a embarcar en una gran aventura, la cual les llevará más allá de todas las cosas que conocen ahora, pero para completar con ESTE mundo con gracia y serenidad, dense el tiempo para echar esa última mirada alrededor, sabiendo que pronto partirán.

Cuando decimos “pronto,” eso es relativo, pero aún dentro del lapso de su tiempo actual, será lo bastante pronto. Lo bastante pronto para que partan pudiendo recordar este mundo como lo es ahora. Lo bastante tarde para que se alegren de avanzar hacia otro mundo sin miradas hacia atrás o cosas pendientes por hacer. Es tiempo, ya, de enfrentar estas cosas. Es tiempo, ya, de hacer estas cosas. Es el tiempo, ya.

Les hemos mencionado con anterioridad que acepten a todas las cosas. Ahora les decimos que abracen todas las cosas. Les hemos dicho antes que se suelten de todos sus apegos, para recibir el levantamiento. Ahora les decimos que extiendan sus manos, su corazón, y su alma para recibir plenamente la abundancia de su vida. Agradezcan todas las cosas, grandes y pequeñas. Estén en una “actitud de gratitud” y se sentirán bendecidos más allá de lo que pudiesen imaginar. En medio de las guerras, pueden tener paz, pueden tener regocijo, y pueden compartir amor. Las guerras seguirán hasta que se acaben, pero ustedes pueden vivir plenamente y con regocijo en medio de ellas. No les decimos esto a la ligera. Ustedes contienen la plantilla de un nuevo mañana y mientras la agonía avanza, así también el alumbramiento. Y así como en la vida las cosas perecen a su tiempo, de igual manera, lo hace la nueva vida cuando llega y trae consigo la promesa de un nuevo día. El ayer y el mañana se unen en el eterno AHORA. El ayer y el mañana están definidos por el momento presente, la cuenta en el hilo acercándose firmemente a su destino. Ustedes son los portadores del amanecer y después de que el crepúsculo se desvanezca y el mundo se vea envuelto en la oscuridad, ustedes regresarán con la luz, para enjugar las lágrimas y traer la paz.

Amén, Adonoy Sabayoth. Nosotros somos las Huestes Celestiales. Les dejamos ahora en paz, honor y bendición.

Anuncios

One thought on “UNA ÚLTIMA MIRADA AL INTERIOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s