El coche ecológico

https://miradentrodetidespierta.wordpress.com/2011/08/23/motos-y-bicis-electricas/

El coche ha sido un símbolo de la cultura industrial y también, hasta ahora, una desgracia para el entorno y para la salud de las personas. Se ha convertido merecidamente en una bestia negra para naturalistas y ecologistas. No obstante, no todos son iguales y, si no hay más remedio que conducir uno, mejor elegirlo teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad. Es imposible que un coche sea ecológico al cien por cien, puesto que ya en su fabricación emite la misma cantidad de gases contaminantes que durante sus primeros 60.000 kilómetros de uso, y la cantidad de agua que se utiliza hasta su salida al mercado asciende a más de 50 veces su peso. Por otra parte, el tipo de energía que lo mueve no es el único aspecto que hay que considerar para calificarlo de más o menos verde. Habría que valorar el impacto que produce la fabricación de sus piezas, desde la carrocería hasta la tapicería o el volante. Por tanto, un coche es más o menos ecológico, solo por comparación con los demás. En este sentido, es cierto que cualquier modelo moderno es mejor que uno antiguo, aunque esto no quiere decir que cambiar de coche por este motivo sea la mejor opción. Si el vehículo que actualmente tenemos está bien cuidado y tiene un buen rendimiento, conviene seguir manteniéndolo el mayor tiempo posible en buenas condiciones antes de cambiarlo.

Aunque las tecnologías actuales y los nuevos descubrimientos de energías limpias e ilimitadas podrían propulsar los vehículos a motor sin apenas coste económico ni huella ecológica, vamos a centrarnos en lo que actualmente nos ofrece la poderosa industria del automóvil. Por ahora, los motores híbridos y los cien por cien eléctricos constituyen el presente del coche más ecológico. Los primeros combinan un motor de combustión tradicional con uno eléctrico. Los dos motores se reparten el trabajo según las necesidades del momento. Si se conduce por ciudad, el motor eléctrico es suficiente, pero si se sale a la carretera, la necesidad de mayor velocidad requerirá que se encienda el de gasolina. Jose María López, subdirector del Instituto de Investigación del Automóvil de la Universidad Politécnica de Madrid, asegura que los híbridos se generalizarán en un primer momento, produciéndose cada vez más mejoras tecnológicas que harán aumentar la importancia del motor eléctrico respecto al de gasolina, hasta que éste llegue a ser innecesario. En los híbridos actuales, el 90% de la potencia media es generada por la gasolina y el 10% restante por la electricidad. Esta es la previsión que se hace para los automóviles destinados al gran público, pero ya existen modelos totalmente eléctricos con prestaciones similares o mejores que los de gasolina. La tecnología de la automoción eléctrica ya está muy desarrollada y si no circulan más coches eléctricos por las carreteras es debido, principalmente, al retraso que ha impuesto la industria del petróleo.

Lo que un coche eléctrico es capaz de hacer lo demuestra el Tesla Roadster, un deportivo norteamericano con una autonomía de casi 400 kilómetros, que se pone a 100 km/h en cinco segundos y alcanza más de 200 km/h. Por supuesto, su precio está fuera del alcance de la mayoría. Por el contrario, los eléctricos que se empiezan a comercializar a precios más asequibles, para usar principalmente por ciudad, no llegan más allá de los 70 km/h y su autonomía es de unos 60 kilómetros, necesitando sus baterías más de ocho horas de recarga en una toma de 220 voltios. Ahora bien, el salto de calidad cualitativo lo van a dar los nuevos modelos con batería de ión-litio, que generan mucha más potencia, pesan menos, ocupan menos espacio y se recargan más rápido. Pero como siempre, todo depende de los intereses de la industria del petróleo.

Los coches eléctricos serán razonablemente verdes siempre que el origen de la energía sea renovable y limpio. Si ésta se obtiene de centrales atómicas o térmicas, entonces poca ventaja ecológica tendrá conducir en vehículos impulsados por electricidad. Por suerte, los datos actuales nos dicen que el crecimiento de las energías renovables es cada vez más evidente, por lo que es previsible que en un futuro próximo predominen en la producción de electricidad. Actualmente, durante las noches, nuestros parques eólicos baten records en la producción de electricidad, hasta el punto de provocar que se desconecten para no sobrecargar los sistemas de distribución. Los expertos están de acuerdo en que el reto será utilizar esta energía eólica sobrante en la recarga de las baterías de los coches por las noches.

En cuanto al futuro del automóvil ¿cuándo llegarán los motores más ecológicos y eficientes? ¿Y qué alternativas tenemos a los actuales de combustión, híbridos o eléctricos? Aunque ya podríamos estar desplazándonos con ellos, llegarán cuando el sentido común haga ver a los máximos responsables que la sociedad y el planeta no pueden esperar más. Esperemos que las decisiones acertadas lleguen pronto. En cuanto a nosotros, sigamos demandando soluciones políticas y sobre todo, actuando coherentemente a la hora de tomar nuestras propias decisiones dentro la sociedad de consumo.

En este punto, quiero explicar de qué manera es posible hacer funcionar el motor diesel de nuestro coche con aceites vegetales (girasol, soja, colza, cacahuete…), sin perjuicio para el motor ni para su rendimiento, más bien al contrario. Recuerdo perfectamente, hace unos tres o cuatro años, cuando atendí en mi trabajo a un señor muy sonriente que llegó a mi mesa para solicitar su pensión de jubilación por cumplimiento de los 65 años. Tras hablar unos minutos sobre su merecida jubilación me dijo que era un inventor aficionado que no había podido comercializar sus inventos aún. Sin embargo, me habló entusiasmadamente sobre lo sencillo que es conseguir que un vehículo diesel se impulse únicamente con aceite de girasol. Con la ilusión de un joven emprendedor, me habló de que estaba en plenas negociaciones con al Ayuntamiento de Sevilla para tratar de que aceptasen su propuesta de adaptar los motores diesel de los vehículos municipales para reducir considerablemente la emisión de CO2 y, también, el presupuesto económico de combustible. Después, en noviembre 2010, leo en la revista integral nº 371 un artículo titulado “Cómo conseguir que un coche diesel funcione con aceite vegetal”, donde se explica de qué forma conseguirlo. Comienza diciendo que “era un secreto entre entendidos en mecánica, un poco hippies, pero que gracias a la crisis y a la creciente consciencia ambiental se está extendiendo como la pólvora. Sí, un coche diesel puede funcionar con aceite vegetal puro que cuesta hasta la mitad y contamina bastante menos. Sólo hay que hacer algunos cambios sencillos y baratos en el vehículo, al alcance de cualquier taller o incluso de un aficionado a la mecánica”. Aunque la mayoría de los modelos clásicos de todas las marcas de vehículos funcionan con aceites vegetales sin ninguna modificación previa en el motor, los expertos recomiendan realizar algunas adaptaciones, que permiten a casi todos los modelos actuales funcionar de manera óptima con aceite vegetal, incluyendo los diesel de precámara, inyección directa (TDI), unidad-inyector (PDI) y common rail. El gasto inicial, debido al acondicionamiento del motor, se amortizará tras el primer o segundo año, según los kilómetros que se realicen, pudiéndose disfrutar a partir de ahí de un importante ahorro económico (por ejemplo, 0,60 a 0,70 euros el litro de aceite de colza en lugar de 1,25 euros el litro de diesel). Pero sin duda, la mayor ventaja es ambiental: las emisiones de CO2 de un coche normal se reducen en 2,8 toneladas al año; además, no libera metales pesados ni sulfuros y genera menos partículas finas peligrosas para la salud. Los kits con todas las piezas necesarias y las instrucciones de montaje pueden conseguirse a través de internet. (Los datos son buenos, pero consumir productos alimentarios transformándola en energía con tanto ser humano desesperado por sobrevivir con precios de los alimentos al alza en este mundo de especulación enfermiza no me parece lo más adecuado. Lo más adecuado bajo mi punto de vista, es el boicot y andar, bici, y servicios públicos, en este orden.)

Retomando la cuestión del futuro del automóvil, valoremos las ventajas del que quizás venga después del coche eléctrico. El motor de hidrógeno debe ser el digno y esperado sucesor por simples razones: buen rendimiento, no contaminante, bajo consumo y funciona con energía limpia y abundante. Si el motor de combustión basa su funcionamiento en un recurso natural muy limitado y contaminante, no es menos cierto que el coche eléctrico tampoco será sostenible por mucho tiempo. En cada motor eléctrico y en su correspondiente batería puede haber, aproximadamente, un kilo de neodimio y quince kilos de lantano. El mayor productor de ambos elementos es China, que ya limita las exportaciones ante el incremento de la demanda. En el caso del neodimio, la producción actual es de unas 7.000 toneladas al año, estimándose que las reservas mundiales de este elemento son de ocho millones de toneladas. Se trata, por tanto, de un bien que no resulta ni renovable ni sostenible a largo plazo. (El mejor motor sería el electromagnético sin recargas ni demás pamplinas dependientes de este sistema corrupto o el mismo coche de agua que la recicla encima para no tener ni que echar)

http://redjedi.foroactivo.net/t4640-muammer-yildiz-turco-motor-magnetico

http://www.taringa.net/posts/noticias/1309034/Auto-que-funciona-a-Agua___.html

Los motores de hidrógeno pueden impulsar los vehículos de dos formas diferentes: directamente con el hidrógeno actuando sobre un motor de explosión casi idéntico al convencional, o bien, con la electricidad previamente acumulada en una pila de combustible, cargada por el propio motor. Las emisiones de éstos no pueden ser más satisfactorias, puesto que solo expulsan vapor de agua y poco más. La BMW ya ha probado con éxito un modelo de alta gama que alcanza los 226 km/h y puede ser alimentado tanto con hidrógeno como con gasolina. Sus principales inconvenientes actuales son su alto precio y la ausencia de hidrógeno líquido en las gasolineras. No obstante, actualmente el gobierno alemán está apoyando los esfuerzos de BMW y Daimler para sacar al mercado 200 unidades de estos vehículos, al igual que Mazda hará en su fábrica de Noruega con 30 más. Todos ellos, funcionarán como prototipos hasta que llegue el momento oportuno para el hidrógeno. Se estima que será después del año 2020 cuando empezará a ser viable la producción de este tipo de combustible a partir de energías renovables como la solar y la eólica. Otro reto será su distribución, por ahora muy costosa, habiéndose propuesto estudiar su producción en las propias estaciones de servicio.

Finalmente, seremos los usuarios de los medios de transporte los que, mientras tanto, seguiremos eligiendo la forma de desplazarnos. Hay que replantearse continuamente las posibilidades que tenemos de hacerlo: a pie, en bici, metro, bus, tren, barco e incluso en coche compartido. Recordemos todas estas posibilidades antes de sentarnos solos al volante de nuestro vehículo. Respecto a esto último, creo que a todos nos puede interesar conocer un extendido sistema para compartir coche, conocido internacionalmente como carpooling. Consiste, básicamente, en compartir los gastos de gasolina entre personas que realizan regularmente los mismos trayectos, por lo general, a través de páginas web gratuitas que ponen en contacto a unos y otros. Las entidades de carpooling más conocidas en España son viajamosjuntos.com, compartir.org y amovens.com. Según cuenta la página web de esta última, lo que ofrecen es “una herramienta online gratuita que permite publicar rutas como pasajero o como conductor, tanto para trayectos dentro de la misma ciudad como entre ciudades diferentes, y ponerse en contacto con otros usuarios de forma confidencial y segura para compartir coche”. Para formar parte de estos sistemas, basta con darse de alta gratuitamente en el servicio online y elegir el transporte que más se adecue a la zona de residencia y horario. Un sitio en internet disponible en cuatro idiomas (entre ellos el castellano) para planificar rutas por carretera a cualquier lugar es roadsharing.com. Aquí podemos encontrar compañeros de viaje con los que compartir gastos. Solo hay que registrarse y dar a conocer el itinerario, de modo que a los viajeros interesados en sumarse a la ruta, les basta con contactar con el promotor del viaje. Cada ficha especifica el tipo de transporte, el número de plazas disponibles, el kilometraje, la duración estimada, la fecha y el lugar de salida y regreso.

Deseo de todo corazón que el texto de este capítulo, sea de vuestro interés y os aporte conocimientos útiles. Si es así, compartid este correo con los demás.

Un fraternal abrazo

Manuel López Arrabal (www.lahuelgatranquila.blogspot.com)

PAZ, AMOR Y SUFICIENCIA PARA TOD@S

Las bondades de la bicicleta

https://miradentrodetidespierta.wordpress.com/2011/07/23/las-bondades-de-la-bicicleta/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s