SÓLO EL CONOCIMIENTO DA SEGURIDAD

Cuando uno ha visto tanta vagancia humana en el mundo alternativo como en el no alternativo,  ya no le apetece “tragar” actitudes insalubres y supersticiosas. Hacer frente a la realidad es un acto en libertad de cada cual. Pero no se trata, en temas cruciales, de que cada uno tome la actitud que desee. Se trata de optar por lo más razonable, justo y coherente. Se trata de ser realistas y suficientemente inteligentes o bien informados, para ver, visualizar y entender cual es la mejor solución a cualquier problema planteado.

Muchos esconden la cabeza como el avestruz, bajo del ala; no desean oír la triste y mortífera situación en que vivimos (¡decenas de miles de niños mueren de hambre cada año!, ¡decenas de miles mueren de tratamientos químicos!, ¡aumenta la gente en paro!….). Dicen o dan a entender que…. “hay que disfrutar”. Y son libres de hacerlo, así como yo de pensar que son unos pasotas inmisericordes con el dolor ajeno.

Otros se ponen a repetir frases de afirmaciones como ” yo soy abundancia”, “yo soy la paz sublime”, “yo soy expresión de riqueza y felicidad”, “todo va bien en mi vida”, etc. y los presientes con la mano tendida a ver que reciben. Y son libres de hacerlo, pero también yo de opinar que si no te mueves en pro de lo que es justo y veraz, si no promocionas estos aspectos, si no te alineas y enfrentas a la realidad que está sucediendo, sea cual sea, si no actúas en consonancia con una necesidad, eres un vago, o un ser en cierto modo enfermo.

La realidad es algo tangible; otra cosa es que haya infinidad de cosas que no sabemos. Pero la realidad en el mundo físico, hoy, es palpable, evidente y bien visible. Vivimos momentos críticos y hay que reconocerlo. La clave está en cómo enfrentarte a ello. Es mas necio tratar de no ver el toro que se nos hecha encima, que el despotricar porque han soltado la manada. Los toros sueltos hay que tenerlos bien presente. Lo hace cualquier persona que no haya perdido el sentido común. Es un asunto de coherencia y salud mental. Actitud positiva, pero con realismo, bastan como óptima actitud. Por eso… “Al pan pan y al vino vino”.

Estamos socialmente pésimamente; demasiada desigualdad económica en sueldos; demasiadas guerras que no se detienen; tolerancia con la industria farmacéutica drogando a todas las naciones; el aire demasiado polucionado; la agricultura muy quimificada, etc. etc. Lo sabemos, ¿por qué ocultarlo o soslayarlo o minimizarlo? Solo manifestando bien claro nuestra disconformidad con dichas injusticias puede que la conciencia social manipulada se despierte.  No hay que tener vergüenza de hacerlo. Si no lo contrario, de no hacerlo, con mil y una excusas. El mayor (tu mayor) bienestar y satisfacción viene de actuar en consonancia con la necesidad del momento. Rezar, orar o meditar o enviar pensamientos amorosos a las estrellas o personas está bien, pero no como sustituto. Ello podría ser una espiritualidad ciega, distorsionada o fanática.  Los peligros sociales (o personales) que te repercuten, hay que identificarlos y denunciarlos,  según tu conciencia mental. Lo que sucede es que en esto de la conciencia los hay pobres y ricos así como débiles y fuertes; dependiendo de cómo sienten la injusticia y dolor ajenos. Es un asunto de visión fraternal y de sabiduría, pues si la sociedad está oprimida el efecto llega a todos, los pobres con hambre y necesidades y los ricos  sujetos a robos y chantajes.

Los profetas, verídicos o no, siempre han sido un ejemplo denunciador de la injusticia. Y ellos tenían la mayor credibilidad de honestidad. Y es que la sociedad, grupos, familias, parejas y personas solo mejoran no solo pensando en positivo o meditando, sino  hablando o actuando clara u honestamente. Ya que el pensamiento positivo conlleva actitudes o acciones positivas.  Como dijo, creo el Cardenal Cisneros, “A Dios rogando y con el mazo dando”.

Pensar bien, incluso entrar en la paz y desearla para otros y no actuar con hechos manifiestos, es insuficiente, la mayoría de veces. No es ni lógico ni sensato. Antes bien es manipulador y desviador. Solo estaría bien cuando con solo pensar e imaginar se solucionaran las cosas. Los “milagros” suceden pero en el 1 por mil… o millón. Por eso dice el refrán: “coger el toro por los cuernos”, esto es, reconocer y enfrentarte directamente al problema presentado.

Está escrito “Cambia tu mundo y el mundo mejorará”. Gran frase positiva y con gran carga real. Pero cómo vas a mejorar tu mundo, si no haces nada por mejorar la contaminación de tu entorno, si consumes alimentos convencionales tóxicos, si vives a costa de otros y no intentas ni te esfuerzas en encontrar trabajo, si no te educas y formas en algo que te pueda “abrir puertas”, si no sabes cuidarte para ser mas eficiente en tus objetivos, si no buscas la verdad liberadora, si no tomas la determinación de actuar en pro de soluciones. Pensamiento positivo y afirmaciones mentales sin acciones físicas en concordancia son pura mentira, que no dará ningún resultado positivo. Pensamiento, sentimiento y acción tienen que estar en armonía en toda tarea exitosa, o simplemente bien hecha. Es más, pensamiento, sentimiento y acción en concordancia, pueden ser elemento inútil e infructuoso cuando van en contra de las Leyes de la Vida. Toda acción para ser óptima y fructífera tiene que estar basada en el Conocimiento. El cual te da seguridad.

Conocimiento y sabiduría son esenciales para una correcta, segura y óptima actitud-acción.

Diciembre 2010 vidaisalud@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s