El código secreto de la vida

Toda la creación sigue un diseño preciso, desde el crecimiento de las criaturas y las estaciones hasta el movimiento de los cuerpos celestes. Por ello, la aplicación de formas numéricas y geométricas en proporciones correctas está generando gran interés en ciertas ramas de la medicina. ¿Cómo podemos utilizarlas para sanar y crecer espiritualmente?

“El término geometría sagrada es utilizado por arqueólogos, antropólogos y geómetras para englobar las creencias religiosas, filosóficas y espirituales que han surgido en torno a la geometría en diferentes culturas a lo largo de la historia. Es un vocablo que sirve como cajón de sastre, pues abarca la geometría pitagórica y neoplatónica, así como las relaciones que se perciben entre las curvas orgánicas y las logarítmicas”, explica Catherine Yronwode en un ensayo dedicado al análisis de la geometría sagrada y su significado actual. Estructura genética del ADN que ya aparecia en el símbolo griego de la medicina
Y es que en las últimas décadas se ha producido un renovado interés por esta temática, conectada con la metafísica, la astroarqueología, la magia, la religión y las terapias alternativas y experimentales. En su magnífica obra Geometría sagrada (Gaia, 2007) Stephen Skinner apunta: “La
geometría, en su forma más pura y simple, es sagrada aunque esté basada en la geometría ordinaria, en las formas geométricas de Euclides –círculos, triángulos y cuadrados– y en las proporciones de la armonía”.

Espiral logarítmica

Son numerosas las formas geométricas que nos permiten describir la fuerza de crecimiento de la Naturaleza y del Cosmos. Sin necesidad de recurrir al microscopio es fácil observar cómo la geometría rige nuestro mundo, desde el crecimiento de los seres vivos hasta el principal líquido sustentador de la vida, el agua. Un copo de nieve es un ejemplo de fractal geométrico que crece mediante la adición de triángulos equiláteros en patrones específicos. Este tipo de geometría autorrepetitiva que rige al Universo también se muestra en el caparazón del nautilo. De hecho, como apunta Skinner, la autorrepetición es la forma más simple de diseñar cualquier cosa entre una célula y una concha, incluso la construcción del Universo”. Los números y la geometría se dan la mano en infinidad de formaciones. En los vegetales es fácil contar con precisión las semillas de una flor o los ángulos en los que crecen sus hojas o ramas desde el tallo central: en todos ellos existen ángulos de generación fijos que siguen la sucesión de Fibonacci (ver recuadro en la pág. 56). Otro tanto sucede en el mundo mineral, sobre todo en el grupo de los cristales, que los geólogos agrupan en siete órdenes según su diseño geométrico. Todos ellos crecen de forma poliédrica y en función de su sustancia. La sal común (cloruro de sodio) presenta cristalizaciones de seis caras casi cúbicas cuando se evapora el agua caliente en la que ha sido disuelta previamente. Sin embargo, en el mundo animal –en especial en el marino– es donde se observan los ejemplos más impresionantes del diseño numérico-geométrico que rige toda la creación y de la espiral logarítmica, descrita por primera vez por Descartes.

Por ejemplo, los remolinos de agua adoptan forma de hélice, al igual que el aire durante los tornados, los ciclones, los huracanes y los torbellinos. La distancia entre sus brazos se incrementa en progresión geométrica y sus giros se aprecian en muchos moluscos, como el amonites fósil y el citado nautilo, cuya concha muestra cámaras sucesivas, cada una de ellas mayor que la anterior pero proporcional a las otras. Sin duda, se trata de una fórmula excepcional, dado que la especie ha sobrevivido durante 450 millones de años. También el cuerno de algunos mamíferos, como el carnero de Dall y algunos antílopes, presenta extensiones espirales similares a las del nautilo, aunque sean a veces tridimensionales, como sucede con la cornamenta del gran kudú de África central. Si las citadas formaciones geométricas son sumamente interesantes y se relacionan con la supervivencia y la evolución de las especies, más llamativa es aún la doble hélice que se encuentra en la estructura genética de los seres humanos. Esta ya aparecía reflejada en el caduceo hermético y en la literatura cabalista antes de ser descubierta.

Secretos genéticos

Mucho antes del descubrimiento del ácido desoxirribonucleico o ADN –compuesto por dos hélices tridimensionales dextrógiras– por Francis Crick y James Watson
(1953), los antiguos griegos ya nos habían legado el símbolo de la medicina, que está constituido por una doble hélice formada por dos serpientes enrolladas alrededor de una vara. Nos encontramos ante el cetro mágico del dios griego Hermes, mensajero de los dioses y hacedor de encantamientos. Asimismo, el ADN tiene forma de escalera de caracol con unos peldaños –las moléculas denominadas “nucleótidos”– que unen las dos ramas. Esta doble hélice necesita diez escalones para efectuar un giro completo, igual que el árbol de la vida de la cábala con su escalera de diez peldaños. Además, también era diez el número de la terminación para Pitágoras.
Pero la geometría que rige la espiral de la vida se observa mejor en vertical, ya que de este modo queda patente una estructura que recuerda a phi (?) –la proporción áurea (1,6180…)– y que consiste en una serie de pentágonos dobles que forman la vista axial compuesta de la doble hélice del ADN, cuya rotación completa contiene diez moléculas de fosfato y azúcar. Phi es parte integrante de la construcción del pentágono y el patrón geométrico más sencillo de la citada vista axial del ADN, que revela tres dobles pentagramas grandes: “Cada pentágono forma una intersección con otros dos, de modo que estas intersecciones presentan la proporción áurea enterrada en la estructura axial de esta molécula singular, la doble hélice del ADN”,
explica Skinner. Dado que la geometría sagrada se encuentra en la propia base de nuestros genes, parece lógico que todo aquello que resuene con ella, como algunas estructuras arquitectónicas inspiradas en la citada proporción áurea, la espiral logarítmica y determinadas formas geométricas, nos produzca sensaciones inefables o que incluso pueda llevarnos a tener experiencias extáticas.

Arquitectura sagrada: un puente hacia Dios

En el terreno de la arquitectura existe una relación directa entre los números sagrados, sus combinaciones y la creación de espacios de sobrecogedora belleza. Aunque la geometría y los números clave empleados en la construcción de estructuras sagradas –círculos megalíticos, catedrales góticas, templos griegos y pirámides egipcias– no son los mismos, la intención de sus creadores fue probablemente idéntica: establecer un puente entre el hombre y la deidad. El ejemplo más sublime de ello se encuentra en el Partenón de Atenas, diseñado por
Ictinos. Sin embargo, si los arquitectos de la antigua Grecia utilizaron con gran eficacia la geometría y los números para erigir templos que albergaran a sus deidades, no menos efectivos han sido otros edificios anteriores que los hombres construyeron para que las almas accedieran directamente al paraíso: las tumbas. En culturas como la egipcia, que profesaba una auténtica veneración a los muertos, la arquitectura funeraria alcanzó mayor esplendor que las casas de los vivos.

“Los textos grabados en el interior de las pirámides aluden a los motivos sorprendentes de su forma y magnitud: los espíritus de los gobernantes difuntos utilizaban los rayos solares, de cuya geometría se hacen eco las pirámides, como rampa para llegar al cielo”, sostiene Brian Leigh Molyneaux en su obra La tierra sagrada (1995). Asimismo, durante la Edad Media los cultos basados en la adoración de estrellas incluían rituales en las cámaras más profundas de la pirámide de Giza y en los años setenta y ochenta del pasado siglo muchos occidentales se interesaron por la posibilidad de experimentar estados alterados de conciencia en el interior de una pirámide y pusieron de moda la construcción de estas estructuras. Algunos astroarqueólogos, como el británico John Michell, afirman que la estructura piramidal se basa en los números sagrados y que, por tanto, estas construcciones son centros amplificadores de la energía espiritual. Aunque muy diferentes en forma, algo similar sucede con las tumbas reales musulmanas que se han levantado en la India desde el siglo XIII rodeadas de exquisitos jardines geométricos. El Taj Mahal es la más perfecta de todas ellas. Situada junto al río Jumma a su paso por Agra, contiene una sala principal de planta cuadrada y su anchura es igual a su altura. Su perfecta estructura hace que el visitante pueda disfrutar del efecto que transmiten sus proporciones, que se ven realzadas por la simetría de los edificios y los jardines circundantes. Precisamente estos son otro de los espacios que tanto nuestros antepasados de la Antigüedad clásica como del Medioevo y el Renacimiento construyeron con intención de reproducir el paraíso en la Tierra siguiendo unos esquemas geométricos precisos. El Hortus Palatinus de Heidelberg (Alemania), con sus fuentes octogonales, sus jardines circulares de flores, sus figuras estrelladas y su laberinto, es el prototipo de jardín construido para transportar al visitante a otra realidad y facilitarle el proceso de transmutación interna (MÁS ALLÁ, 166).

Anuncios

One thought on “El código secreto de la vida

  1. EL TRABAJO CUESTA….LA TIERRA NO///////LA NATURALEZA NO CUESTA…..SU TRANSFORMACION SI//////EL USO DE TU CEREBRO LE PUEDES PONER UN COSTO

    >>>>>>EN QUE CONSISTE EL SOCIALISMO DE LA SUPERFICIE TERRESTRE<<<<<<<>>>>>>>>>>>>>>>ESPACIO PARA LA NATURALEZA, AGUA, COMIDA-INDUSTRIAS, HOGARES, TRANSPORTE,RECREATIVO, EDUCATIVO-INSTITUCIONES, ETC

    ANTES DE APLICAR EL SISTEMA TENDREMOS QUE CREAR LA*****CAMARA PARA LA ORGANIZACION DEL ESPACIO*****

    queda por delante el trabajo de ingenieros, y todos las personas que puedan ayudar PARA LA CONSTRUCCION DE CIUDADES INTERCONECTADAS CON UN EFICAZ SISTEMA DE TRANSPORTE

    >>>>>alguna modificacion sugerida para su mejoramiento de este nuevo sistema favor de hacerla llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s